UN DIA SIN MUJERES

OPTIMUS 

Por: Jorge A. Pérez González                                  

www.optimusinformativo.com         

Domingo 23 de febrero  2020


Para entender el contexto de los que significa “El día nueve nadie se mueve” habrá que remontarnos al pasado, una visión clara del 2017 y otra, aún más clara, del 2004.

Ese año Washington tuvo que poner en muchas partes  el cartel de “closed” (cerrado), era el 16 de febrero del 2017. Ese día más de 65 restaurantes, centenares de tiendas y miles de empleados se sumaron a la protesta  del “Día Sin Inmigrantes”, que cumplió su objetivo: demostrar lo necesarios que son los inmigrantes (una gran parte, latinos) para el funcionamiento de la capital estadounidense, donde más del 20% de la población es extranjera.

El golpe fue contundente en el corazón de la política estadounidense. Y no pasó desapercibido para el nuevo gobierno, (en ese tiempo), de Donald Trump.

La protesta se extendió por otras ciudades de la Unión Americana, como Nueva York, Filadelfia o Houston, y en ellas, la constante fue la resistencia a las medidas implementadas por el presidente Trump, cuando las primeras semanas en la Casa Blanca habían confirmado el fuerte discurso antiinmigrante que había delineado durante su campaña electoral.

Según datos del “Migration Policy Institute”, los inmigrantes representan el 14% (más de 45 millones de personas) de la población de EE UU. De ellos, la mitad son oriundos de países latinoamericanos. 

En el mercado laboral, los inmigrantes componen el 17% y sus empleos se concentran en el sector servicios, sobre todo restaurantes, hotelería y pequeños establecimientos de atención directa. 

Pero lo relevante no fue lo sucedido en el 2017, pues antes en el 2004, Sergio Arau, (Cineasta Mexicano) presentó un documental cinematográfico titulado “Un día sin mexicanos” que borraba del mapa a los mexicanos de California y que sin lugar a dudas provocaba el caos. 

“Los expertos se plantean interrogantes y ofrecen distintas teorías: ¿Podría tratarse de un secuestro de extraterrestres? ¿Terrorismo biológico? ¿Es el Apocalipsis y los latinos son los elegidos? ¿O puede que, simplemente, se hayan marchado porque estaban hartos de que no los valoraban?”. Así editorializaba desde el principio la trama del documental.

El México de hoy, no entiende la magnitud de la tragedia, ni tampoco la contundencia de la historia, veo y me atrevo a escribir en primera persona, un gobierno insensible, que acota por cuestiones políticas un tema que es de trascendencia, que es sensible y al que le debemos mucho como sociedad.

El INEGI nos da a conocer que cada día 10 mujeres mueren por agresiones intencionales en el país. Pero además nos dice que en el  2015, el número de feminicidios a nivel nacional fue de 411, mientras que en 2017 aumentó a 741, y en 2019 la cifra llegó a 976 casos.

El hartazgo no es producto de una acción manipulada políticamente, aunque ahora muchos nos sumemos a ella. 

Y si nos vamos a detalle en el  2019, Veracruz fue la entidad federativa que más feminicidios registró ese año y después el Estado de México, la Ciudad de México, Nuevo León y Puebla, estos datos son soportados en los informes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. 

Pero además  el INEGI muestra que “las mujeres son asesinadas con mayor violencia y saña, en eventos donde se utilizan medios que producen mayor dolor, prolongan su sufrimiento antes de morir y sobre todo conllevan la aplicación de la fuerza corporal para someterlas”.

El mismo estudio revela que el  57.2% de los homicidios de mujeres son perpetrados con arma de fuego, mientras que 30 de cada 100 mujeres es estranguladas, ahorcadas o sofocadas, ahogadas, quemadas, golpeadas con algún objeto o heridas con un arma punzocortante.

Es decir, estamos ante una violencia de género que muchos tratan de ocultar y que otros tratan de capitalizar políticamente, pero que representa un vergüenza nacional que solo puede ser exhibida o tomada en cuenta, si resulta un éxito la convocatoria a UN DIA SIN MUJERES. 

Jorge Alberto Pérez González

www.optimusinformativo.com                           

optimusinformativo@gmail.com

¿Qué opinas?