Relevo: la protesta (3)

El reciente cambio de poderes será recordado por la intensa movilización de inconformes que tomaron las calles de la capital, con algunas réplicas en provincia.

La protesta tuvo por epicentro las inmediaciones de San Lázaro, fuertemente resguardadas por agentes federales que en días previos habían instalado dos anillos concéntricos de protección.

El primero y más imponente, a base de placas metálicas que ya ensambladas daban el aspecto de muro infranqueable.

El segundo -barreras tubulares- ocupó una superficie más amplia en la cuál quedaron atrapados vecindarios completos cuya libertad de tránsito fue temporalmente cancelada.

Estuvieron incomunicados, por igual, el obrero o empleado camino al trabajo, la señora que lleva niños a la escuela, automovilistas y transeúntes.

A este podríamos llamar el primero de los dos misterios que deja por saldo este episodio.

-¿Quién ordenó tamaña temeridad?

Significativo, el que un diputado priísta, a la sazón presidente de la Cámara Baja, JESÚS MURILLO KARAM, haya protestado contra el exceso. Desde luego se unieron al coro los dirigentes del bloque progresista: PRD, PT y MC.

Lo sugerente fue que el drástico dispositivo de seguridad haya encontrado su único defensor en la bancada del PAN.

La pregunta permanece: ¿De dónde y de quien partió la orden?

No, desde luego, del gobierno capitalino pues MARCELO EBRARD se significó desde el primer momento por su vehemente crítica a tales medidas en su espacio personal de TWITTER.

Otro detalle. Puesto que la armazón dio inicio una semana atrás, difícilmente podría pensarse en el equipo de seguridad entrante que -como bien sabemos- tomó las riendas a las cero horas del día primero.

Y, bueno, un segundo aspecto a considerar es la naturaleza de la protesta, orígenes y propósitos.

Como sabemos, el núcleo central del lopezobradorismo (MORENA, derivados y afluentes) se había citado en un punto algo distante. El Monumento a la Revolución.

Lo que vimos frente a San Lázaro y después en pleno centro fue otra cosa. De ello sobran testimonios gráficos (oiga usted, el video del enfrentamiento en la esquina de Madero y Palma).

Entre varias rarezas sorprende que el evento se haya convertido en la presentación en sociedad (al menos, ante la opinión pública nacional) de dos membretes que se hacen llamar Bloque Negro-México y el Ejército Magonista de Liberación Nacional.

El primero es más ubicable al reconocerse como filial de un fenómeno con el mismo nombre que nació en Europa a finales de los ochenta tras converger grupos antinucleares, pacifistas, ambientalistas y radicalismos varios.

Los medios hoy ubican al Bloque Negro-México como francamente anarquista. Habría que preguntar a sus miembros.

Cuando hablan de sí mismos en su espacio de FACEBOOK, ellos se definen como “sin protagonismos, sin líder, sin rostros, completamente anónimos, pero con un ideal en común.”

Esa renuncia deliberada a la identidad individual nos remite a otra tendencia de inconformidad habitada por hackers globalifóbicos, nacida ya en este siglo (2003) y denominada “Anonymous”.

Su iconografía, por cierto, ha estado presente en un fenómeno todavía más reciente, el llamado Movimiento #YoSoy132, surgido al calor de las campañas electorales, en mayo pasado.

En fin, en cuanto al Frente Magonista hay menos información. Requiere un análisis cuidadoso por ser variado el repertorio de organizaciones que derivan su identidad de los hermanos oaxaqueños FLORES MAGÓN, es decir, de su segundo apellido.

Por supuesto, sorprende ver a los jóvenes embistiendo directamente con palos y piedras a la valla policial, armando bombas molotov o utilizando latas de spray como lanzallamas.

Y, bueno, como estamos en temporada decembrina (y ya cercanas las posadas) este sería nuestro segundo misterio:

Si no fue MORENA, ni el PRD y (como se deslindaron ellos mismos) tampoco fue línea oficial del #YoSoy132.

-¿Quién organizó a los muchachos, de donde salió la logística y con qué intenciones?

¿Qué opinas?