Nuevo Laredo a la expectativa ante Caravana del Diablo

Ante la salida de la llamada Caravana del Diablo, que salió el viernes de San Pedro Sula, Honduras con destino a Guatemala para intentar cruzar la frontera con México, el alcalde Enrique Rivas manifestó preocupación porque pudieran llegar a esta ciudad.

Y es que, Rivas indicó que no se tienen las condiciones para recibir un grupo fuerte de migrantes, los cuales podrían ser de 5 a 8 mil personas, según la información surgida de medios nacionales e internacionales.

“Preocupante el tema, ya lo hemos padecido el año pasado, hemos sido muy claros que no tenemos ni instalaciones, ni capacidad, es un tema del fenómeno migrante”, explicó.

Dijo que aunado a que no se tiene la capacidad para recibir a miles de migrantes en esta frontera, como ocurrió el año pasado, la falta de fondos federales complica la situación.

“Todavía en este año con una agravante mayor y más preocupante, el tema de la desaparición del fondo de atención al migrante del presupuesto federal, eso complica completamente a las ciudades fronterizas el poder recibir una cantidad mayor de migrantes”, dijo Rivas.

Comentó que debido a esto organizaciones religiosas que administran casas migrantes, tienen qué apoyar en estas labores, aunque estos reciben fondos estatales y municipales para solventar sus gastos.

“A ellos todavía no les llega ningún apoyo, el apoyo que reciben es por parte del Gobierno Estatal y Municipal, el Gobierno Federal no apoya en absoluto este tema, entonces además que no los apoyaba, está la desaparición del fondo migrante”, mencionó.

Indicó que además de complicarse el hecho de darles servicio a los migrantes, se genera una tensión en la frontera por el cierre de puentes internacionales, como ha ocurrido cuando llega un fuerte número de migrantes.

Mario Portillo

¿Qué opinas?