TAPADEUS III

82

OPTIMUS 

Por: Jorge A. Pérez González                                  

www.optimusinformativo.com         

Domingo 25  de julio  2021

El tema de moda es la victimización de AMLO considerándose el único presidente que ha recibido ese trato, yo no creo que no recuerde la historia que le tocó vivir, sino más bien que obedece a un estilo de memoria selectiva que de una u otra manera le sirve y le ayuda en su función.

Por ello como regularmente lo hago, busco en mis archivos algo que tenga referencia con el presente, pues como la vida es cíclica siempre lo hay.

Así que les comparto este artículo del 2010, que no va entrecomillado pues lo escribí yo, pero se ajusta perfectamente a las plañideras de este año, solo respeté los márgenes con los que se escribió originalmente.

                    Hoy no habrá receta de cocina, la sorpresiva huida de este mundo del Maestro Germán Dehesa, obliga a olvidar las artes culinarias al menos por unos días, para rendir tributo a quien con su estilo logró motivar las ansias de narrador de quien esto escribe.

                   Para entender a Germán habría que haber visto alguna de sus puestas en escena, pues fue un actor natural que no precisó de mayor preparación que la observación paciente y continua de la naturaleza humana. 

                   El sarcasmo que leíamos cotidianamente en los diarios, en el escenario crecía exponencialmente y lograba con su esfuerzo la catarsis necesaria para convencer a los espectadores.

                  Solitario ente que nunca supo vivir acompañado, agobiado por sus principios doctrinarios que le inculcaron desde niño y atacado permanentemente por la comunidad intelectual de la UNAM, que no le perdonaba ser Católico, Apostólico y Romano, pero sobre todo practicante.

                 Su verbo encendido llegó a todos los rincones de México, paciente orador que se sorprendía cuando le enviaban boletos de avión de primera clase o cuando le tenían reservada una suite presidencial.

                  La humildad como estilo de vida se notaba en su ropa, en sus “sweaters” de los años 60s y en sus zapatos permanentemente opacos.

                  Creo que él sabía que su brillo estaba en la cabeza y no precisamente por la calvicie que lo caracterizó.

                   La Gaceta del Ángel se convirtió en lectura obligada de toda una generación inconforme, sin querer queriendo sus escritos formaron a muchos, pero lamentablemente no a los necesarios, pues esa misma generación vino a derruir la nación que les entregaron después de supuestamente más de 70 años de malos gobiernos.

                 Su educación cristiana le hizo concebir la posibilidad de que el PAN con Vicente Fox, recuperara la Fe y enderezara al país, pero pronto se dio cuenta de que el grandote había llegado tarde a la repartición de cerebros y de que su amante Martita se había apoderado no solo de la conciencia del Presidente, sino de toda la nación.

                 El desaliento producido le hizo convertirse en el primero y más fuerte crítico de las políticas públicas de ese gobierno, le asestó a la pareja presidencial los más crueles señalamientos y se pitorreó de cada uno de los dislates del presidente,  incluyendo desde luego a su ya para entonces, señora esposa.

                 La desmitificación de la figura presidencial sin duda se debe a él, y gracias a la utilización de albures pudo hacer reír a todo un país.  Muy comentada aquella famosa columna donde comparaba la vida de Martita con una telenovela y se lamentaba de que la primera dama se haya lastimado porque “se vino de rodillas”.

                  Conocimos a toda la familia del escritor gracias a sus escritos, entendimos el significado de los apodos que endilgaba y comprendimos que él, a su modo, supo amar a todas.

                  Hombre agradable en su trato, cordial en su epistolario, tuve la oportunidad de conocerlo y platicar con él después de una presentación de aquella versión suya de la conquista de la Nueva España titulada TAPADEUS III.

Jorge Alberto Pérez González

www.optimusinformativo.com                           

optimusinformativo@gmail.com

¿Qué opinas?