ESPERANZAS NOCTURNAS

229

DE CULTURA Y MÁS…
Por Alejandro Capistrán

                  

 Como en otras ocasiones, nuevamente siento la necesidad de volver a escribir como la inspiración me lo indique, lo que sea, pero debo darle vida a mi bolígrafo de nueva cuenta. He cometido el error de dejar mis letras empolvándose en lo alto de un estante y aunque muchas veces suelo dirigir mi mirada hacia todas esas palabras, equivocadamente no hago nada para revivirlas con el sutil movimiento de mi muñeca...

La vida me ha otorgado el privilegio de combinar palabras bellas, letras sublimes y algunas otras palabras que yo denominaría «contundentes»… Escribir, me apasionaba sobremanera y lo sigo haciendo aunque no de forma constante, pero aún conservo la dicha de profundizar en el lenguaje y crear un prosema, un ensayo o un cuento quizá… De pronto me dí cuenta de lo efímera que puede ser la existencia para no hacer lo que me gusta y poder compartirlo, amor, tristeza, sueños y esperanzas que aún conservo atesorado sólo para mí… Escribir se convirtió en lo personal, en un pilar que da equilibrio a mi vida junto con mi familia… Escribo no porque comprenda muchas cosas, sino porque trato de comprender algunos de los muchos secretos del universo, aún trato de comprender tantas cosas que no entiendo y que me hacen sentir un torrente de emociones en cada palpitar de mi pecho, escribo porque la vida así me lo dicta y porque el amor así me lo exige…
Sin embargo, a veces quisiera poder regresar el tiempo a una época donde nuestra juventud era más comprensiva; poder revivir uno de tantos momentos inmortalizados en mi memoria como aquella noche, aquella mañana o aquél atardecer…
Desearía volver a perderme en los maravillosos momentos del pasado, perderme en su mirada tierna e ingenua mientras caminamos juntos con nuestras manos entrelazadas…
Me encantaría poder controlar el tiempo a mi antojo para revivir tantos momentos, cada beso, cada caricia, cada suspiro que ha causado esto que siento por tí aún después de tantos años…
Bellos momentos eternos deseándote en cada beso, viviendo un amor tangible con nuestros cuerpos…
Huellas imborrables de cada caricia, instantes de un éxtasis ingenuo llevado por el sentimiento eterno…

¿Qué opinas?