VOTO DE ODIO

0
216

OPTIMUS
Por: Jorge A. Pérez González
www.optimusinformativo.com

Domingo 30 de mayo 2021

Atrás quedaron los tiempo del convencimiento por medio de la visión de futuro, hoy, todo se centra en mover los sentimientos con los argumentos más estridentes, ya no se escuchan ni se leen las voces comedidas que celebran los comicios,

La polarización es tal, que parece que va ganando la batalla la idea central de ejercer el voto para perjudicar y no para avanzar.

El ejercicio democrático de la emisión del voto cada día es menos secreto, los denuestos y las descalificaciones ya son tan obvios que hasta los expresidentes de la República se atreven a sugerir como vulgares “influencers” el sentido del voto, no por alguna sigla en particular sino contra una en singular.

Las propuestas brillan por su ausencia, el miedo se siembra diariamente y ya van desde el inicio del proceso 34 muertes de candidatos a diferentes cargos de elección popular.

De la violencia irracional no se salva ningún partido, tampoco el género los intimida, hombres y mujeres son abatidos sin que ninguna de las investigaciones prospere, razones abundan, versiones sobran, pero la verdad es que la política ya tiene puesto los pies en la sangre.

De algo si podemos estar seguros, las redes sociales serán definitivas en lo que suceda en la próxima contienda electoral.

La razón es simple, las redes y las aplicaciones que se utilizan sirven para promover el encono y de forma rápida.
La irracionalidad llega a todos los rincones, los depositarios de la información no analizan el contenido, tampoco lo cruzan a pesar de tener entre sus dedos la forma sencilla de investigar a fondo, prefieren dar por sentado lo que la comadre le compartió de inmediato.

Los adelantos tecnológicos son buenos, lo que está quedando en desuso son las neuronas, la capacidad de síntesis se ha perdido y nadie cuestiona nada, todo lo que se recibe tiene validez inmediata sin necesidad de algún filtro.

La Democracia es el sistema, pero la voluntad se rige por normas más sencillas, la participación en el proceso tiende a buscar ser el ganador, por ello las encuestas “patito” siguen surtiendo efecto, pues para publicarse en las redes sociales no se requiere de permiso de nadie, es más se pueden hacer “en vivo” y se dan por contundentes, cuando el espectro no es el más amplio, ni el resultado objetivo.

Pero el problema no es que existan este tipo de estrategias mediáticas, el problema es que aun personas con suficiente capacidad intelectual y preparación académica suficiente, caen en el garlito y operan por inercia.

Del Voto Masivo Por Morena al Voto Masivo Contra Morena no hay gran diferencia, ambas estrategias minimizan las capacidades del elector, cuando la democracia intenta precisamente darle todo el poder al voto mayoritario.

En pláticas con los electores, estos identifican plenamente al candidato o candidata a Presidente Municipal de su ciudad, pero batallan considerablemente al inquirirles sobre el candidato o candidata a Diputado Federal, pero cuando la pregunta es sobre los diputados locales, ahí ni con los nombres ofrecidos dan.

Esto demuestra claramente la falta de liderazgos reales, sustanciales, que hayan hecho algo por merecer la nominación.

Ya vimos todos como desaparecieron los Candidatos Independientes, no hace falta ir a fondo para entender que ese recurso ciudadano fue eliminado en forma concertada por los partidos políticos, porque lo importante es no tener pájaros en el alambre.
El reparto del poder en forma concertada no nos llevará a lograr mejores gobiernos, el ejercicio del voto ciudadano sin análisis de los aspirantes tampoco, la selección de candidatos tan solo para frenar ambiciones futuras tampoco es el camino para llegar al mejor gobierno.

El próximo miércoles terminan las campañas políticas, y el próximo domingo la elección, ojalá que sea una fiesta cívica, ojalá que sea la oportunidad de emitir un sufragio personal pero con conocimiento de causa, que el voto se conceda a quien lo merezca por convencimiento propio y no por una estrategia.

La patria requiere de ciudadanos libres, que no comulguen con la corrupción pero que tampoco permitan que les indiquen el camino, pues hasta ahora la única propuesta que se ha visto de quienes aspiran, es el VOTO DE ODIO.

Jorge Alberto Pérez González

www.optimusinformativo.com
optimusinformativo@gmail.com

¿Qué opinas?