Las ironías

0
77

Alejandro de Anda

CLAROSCURO

LO CLARO. Uno de los propósitos de la vinculación de la academia con la sociedad y su desarrollo, es que el encargo de generar profesionistas que contribuyan esencialmente a crear mejores espacios para la vida, den los resultados esperados.

Para tal fin, organismos como la Universidad Autónoma de Tamaulipas promueven proyectos en concordancia con las necesidades de su entorno para que desde las instituciones se realicen esos cambios que contribuyen a engrandecer las ciudades y el país al que pertenecen.

En ese tenor, la UAT en correspondencia con el sector público y privado han generado proyectos que son ya iconos en su entorno y que engrandecen el patrimonio de su entidad.

En el sur de Tamaulipas recién impulsaron acciones como la remodelación de la plaza de armas y su histórico kiosko; un parque lineal y la restauración del palacio municipal en Tampico que beneficia a la ciudad con su propuesta modernista integral.

Así le suman también una nueva propuesta, en el modelo de una cafetería vanguardista en su campus que será otro distintivo de la arquitectura tamaulipeca. Un icono más de su comunidad.

Son acciones que las escuelas universitarias del país aportan para generar mejores ciudades y un mejor México.

LO OSCURO. La ironía, según su etimología significa “ignorancia fingida”; o lo que se interpretaría como ‘querer decir lo contrario de lo que se indica’.

Así pues, en este hermoso y folclórico país nuestro los ejemplos abundan.

Los vemos y los vivimos día tras día. Comenzando por la cada vez más complicada relación política que a la gran mayoría de connacionales nos hace rascarnos la cabeza.

¿Qué no el PAN (Acción Nacional) es un partido con plataforma política antagonista al PRI, que nació con la finalidad de atajar el paso del entonces partido oficial y cuyos principios fundamentales son incompatibles al populismo del PRI de centro-izquierda?

Quizá si hoy enterasen a Gómez Morín (fundador del PAN en 1939) y a Elías Calles (PNR-PRI en 1929) que van en alianza en 2021 con la mira de obtener la máxima silla en la siguiente contienda… o se ríen o se mueren de nuevo.

¿Qué no era una visión de Estado el impulsar reformas energéticas que contribuyesen a limpiar el aire que ya no les alcanza nuestros hijos para vivir?

Eliminando paulatinamente el uso de combustibles fósiles y otros agentes contaminantes y logrando cada vez más una conciencia colectiva de ayuda a la Madre Naturaleza con una educación de conservacionismo y sustentabilidad.

No es del menor interés de esta columneja –y no es ironía- polemizar sobre un actor o cualesquiera que ejerzan el poder gubernativo o desdeñar su aplicabilidad respecto de las políticas públicas que hoy encabecen.

Solo tratamos el tema bajo la figura que cualquier padre enseñamos a nuestros párvulos: Congruencia.

Efectivamente la sociedad mexicana se encontraba en un hastío de los gobernantes que un día y otro, no sólo violentaban la Constitución en beneficio propio y de sus allegados y lograban amasar deliciosas fortunas al amparo de la complicidad del siguiente al turno.

Que finalmente cubría los atropellos del anterior y hacía lo mismo para que el siguiente continuase esta interminable cadena de abusos a los hartos mexicanos.

Por eso, el combate a la corrupción encontró eco inmediatamente en los oídos de los votantes y apoyaron sin demora esa propuesta que garantizaría castigo a los saqueadores. Y resarcir la maltrecha hacienda pública.

Una de las principales armas de las que la sociedad –comenzando por los periodistas- logramos impulsar y considerar como nuestras en ese combate, lo fue un Instituto que es capaz de guardar todos los datos de la vida pública.

Para eso lo constituimos.

El instituto de transparencia y acceso a la información.

Solo que en este momento les resulta incomodo a los gobernantes, pues su naturaleza ciudadana les obliga a rendirle cuentas a un órgano que no les pertenece.

Hoy Oaxaca da la nota…

Desaparece el Instituto de Acceso a la Información Pública de Oaxaca IAIP, por mandato del Congreso Local.

El Congreso –de mayoría morenista- dice que encuentra “profundas diferencias con dicho instituto y una absoluta falta de voluntad de sus servidores públicos”.

Y ahora buscarán impulsar un nuevo modelo que (sic) “homologue las necesidades estatales con las federales y les garantice la rendición de cuentas de sus entes obligados”.

De un plumazo, el combate a la corrupción debe estar acorde con lineamientos del gobierno. No de la sociedad que lo reclama. El efecto –como la humedad- se multiplicará.

¿Qué sigue?

Quizá una profunda reforma migratoria que obligue a los norteamericanos a cruzar en llantas por el Río Bravo con polleros para que vengan a trabajar en la pizca… y negarles la visa de trabajo.

COLOFÓN: ¿Un partido de alianza Juárez-Maximiliano, que buscara derrocar a don Porfirio? No se ría… ese pudo haber sido un ‘México posible’.

¡Ya festejamos ‘el día del hombre’! Y parecería ironía.

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro

¿Qué opinas?