EL PEOR DE ELLOS

0
273

OPTIMUS 

Por: Jorge A. Pérez González                                  

www.optimusinformativo.com         

Esta es la última colaboración del año, la número 52 del 2020, un año tirado a la basura gracias a la Pandemia, que ha servido para nada en el aspecto de lo que antes nosotros creíamos necesario, pero para mucho en lo que antes no considerábamos esencial.

En efecto, hemos visto que se puede vivir con menos, que no es necesario cruzar la frontera para adquirir baratas las cosas y que lo más importante ha sido la unión familiar, en pequeña dimensión, pues las medidas de restricción nos impidieron los tumultos familiares.

Nos deja una sensación de pérdida este año,  pues en efecto muchos conocidos que gozaban de buena salud, se fueron de repente y no los volveremos a ver, el Covid19 les quitó a muchos la posibilidad de llegar a viejos, mi más sentido pésame para todos aquellos que vieron de cerca la letalidad del virus. No habrá consuelo para ellos, solo el tiempo cicatrizará la herida en el alma que deja el no poder despedirse de los seres amados en el último aliento de su existencia.

Es tiempo de voltear a ver el interior y no el exterior, la humanidad ha sabido salir avante ante este tipo de circunstancias, los escuetos datos de la mayor pandemia, la gripa del 1918, nos indican que fueron más de 50 millones de seres humanos los que arrastró ese virus.

En aquel entonces no había tanta comunicación, sin embargo, nuestros ancestros salieron adelante haciendo lo que cotidianamente hacían, trabajar por un mejor futuro para sus descendientes.

Me queda claro que al aparecer la vacuna, sentimos un alivio y una esperanza, pero por encima de lo que puede hacer el fármaco, está la voluntad de salir adelante, ojalá que la vivencia de hace más de 100 años sea el motivador para superar la crisis mundial.

Cada día es más evidente la manipulación mediática, las nuevas generaciones con su acceso libre a la Internet, no sucumbirá a las tendencias de los agoreros del desastre, su capacidad de investigación los hará reírse de los intentos, pero quienes menos acceso tenemos a los adelantos tecnológicos damos por hecho todo lo que nos llega por WhatsApp, pues es la aplicación más sencilla de usar y la que más éxito tiene. 

El uso de esta aplicación, ha sido extremo por los que persiguen fines políticos, no es un tema nacional, en todo el mundo esto ya ha sido patente, a quienes no comprendemos los nuevos tiempos, todo nos parece real y caemos rendidos en ese torbellino de confusión, las famosas “Fake News” entran con permiso nuestro, con solo escribir la clave de acceso.

Twitter se defiende más, pues el anonimato permite contestar sin riesgos, Facebook logra los debates y poco a poco va perdiendo terreno, pues los manipuladores pierden en la confrontación de ideas.

Así que, a los mortales que nos encanta sentirnos modernos con las redes sociales, solo nos resta identificar a los manipuladores de la información, para poder aprender no a enfrentarlos, sino a ignorarlos y dejar de hacerles más fácil su trabajo al compartir sus mentiras.

La solución está en nosotros mismos, al confrontar las fuentes, al verificar los datos, al comparar los textos, al investigar el origen, al comprobar la veracidad, al comparar los textos y el léxico, al cotejar la información, pero sobre todo, al probar los resultados que esa información genera en  nuestras mentes.

Si nos causa enojo, si nos lleva a la ira, si nos cambia el lenguaje, si nos inquieta, entonces tal vez el objetivo no era informarnos sino manipularnos y ahí es donde debe de encenderse un foco rojo en nuestras mentes, para poder desmenuzar la verdadera intención.

Esto opera para todas las tendencias políticas, a mí me queda claro que tanto la izquierda como la derecha recurren a estos artificios para la manipulación de las redes.

Hace muchos años pertenecí a un club social, Los Rotarios, ellos promueven una  Prueba Cuádruple que es una guía de conducta ética sin tonos políticos ni religiosos que usan para guiar sus relaciones profesionales y personales. 


De lo que pensamos, decimos o hacemos:

  1. ¿Es la VERDAD?
  2. ¿Es EQUITATIVO para todos los interesados?
  3. ¿Creará BUENA VOLUNTAD y MEJORES AMISTADES? 
  4. ¿BENEFICIARÁ a todos los interesados? 

Creo sinceramente que si las ponemos en práctica al recibir la información de las redes sociales, podremos pensar que este año fue de los más malos que hemos vivido, pero no, EL PEOR DE ELLOS.

Jorge Alberto Pérez González

www.optimusinformativo.com                           

optimusinformativo@gmail.com

¿Qué opinas?