CRÓNICAS POLÍTICAS

0
93

Se quejan los médicos de abandono

     Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— Flor de un día. Eso fue lo que ocurrió con la noticia del gobierno estatal, panista, del descubrimiento de una red de corrupción que presuntamente operó en el sexenio de Egidio Torre Cantú. Ayer no hubo secuela, seguimiento, consecuencia, repercusión.

Egidio en Nuevo León seguramente se sigue riendo de la ocurrencia de Francisco García Cabeza de Vaca, porque siempre ha estado cercano, localizable, para aceptar una comparecencia y aclarar cualquier asunto.

Varios observadores coincidieron en la opinión de que la tal red de corrupción es solo un recurso mediático, para distraer la atención sobre asuntos realmente importantes, como por ejemplo el aviso de que el gobierno federal viene por Cabeza.

Salvador García Soto ha publicado en El Universal, cuando menos dos versiones de la inminente captura de tres Gobernadores, a los que la Unidad de Inteligencia Financiera, del gobierno federal, tiene identificados como clientes de empresas factureras.

En el caso de Tamaulipas, según la versión del columnista autor de “Serpientes y Escaleras”, el fraude fiscal sería por un monto de mil millones de pesos.

La denuncia de Raúl Ramírez Castañeda, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera y Económica (sic), de la Secretaría estatal de finanzas, no tuvo ayer segunda parte, algo así como el anuncio de aprehensiones o la incautación de bienes.

Esos mismos observadores escépticos aseguran que el asunto no llegará a los tribunales judiciales, porque se trata solo de mandar un mensaje, de llenar de abrojos el camino, para estorbar a quienes vengan con la encomienda de hacer una limpia en Tamaulipas.

Algún travieso cibernauta quiso redondear la broma, anunciado en redes sociales la aprehensión de Torre Cantú en un rancho de San Pedro, Nuevo León. Hubo beneplácito y luego desencanto, cuando se confirmó que era una noticia falsa.

Cabeza sigue de vacaciones encubiertas con la patraña de que está contagiado del Covid-19, lo que es una verdadera burla para los tamaulipecos que padecen la enfermedad, debido a que los hospitales están llenos.

Ruedan en redes sociales dramáticas y dolorosas historias de familias que llevan a algún paciente rumbo al hospital, pero no se los aceptan en ningún lado, por la falta de camas disponibles.

Adicionalmente, personal médico y enfermeras siguen clamando en muchos hospitales, públicos y privados, por el suministro de materiales para poder hacer su trabajo, sin que les den respuestas.

El Hospital General de Reynosa tiene todas las puertas cerradas con candados y con vigilancia policiaca interior, porque se agotó su capacidad de asistencia. Afuera, médicos y enfermeras denuncian que el gobierno del Estado los tiene abandonados.

No tienen ni siquiera alcohol, algodones, vendas, para atender a los enfermos. 23 ventiladores eran insuficientes, pero además, enviaron algunos a otros hospitales, y siguen trabajando con las uñas.

En Ciudad Madero, Matamoros, Altamira, Nuevo Laredo, la situación de espacios médicos agotados es la misma, pero el gobierno estatal, panista, no da señales de vida, para encarar y resolver las carencias.

El más reciente reporte, informa de 284 nuevos casos positivos de coronavirus, así como de 23 defunciones, lo que significa que aumenta la velocidad de contagio y no existe una estrategia de contención.

De hecho, Cabeza de Vaca dobló las manos pues no intenta alguna otra forma de conseguir que los ciudadanos tomen conciencia de la gravedad de la amenaza, para que se auto-protejan.

La Secretaria de Salud Gloria Molina Gamboa se esconde de la prensa, agobiada por la magnitud del problema y hasta parece estar a punto de renunciar, para declararse derrotada.

Hasta el presidente municipal de Ciudad Miguel Alemán, Servando López Moreno sucumbió al coronavirus al declararse públicamente contagiado. Este priísta es muy distraído pues siempre anda con la cabeza en las nubes.

Todos los días ocurren matazones en esa área de la ribereña, pero Servando hace como que la Virgen le habla.

Una buena noticia la aportó ayer el Sub-secretario federal de Salud Hugo López Gatell, con la revelación de que algunos municipios (llamados anteriormente delegaciones) de la ciudad de México, muestran descenso en los contagios.

No es para echar las campanas a vuelo ni relajar las medidas de prevención, pero presagia que la tempestad va menguando.

Es importante seguir atendiendo las recomendaciones de los expertos, especialmente la de quedarse en casa, mantener la sana distancia, usar cubrebocas y aplicar las reglas de higiene personal.

Retomamos el tema de la hipotética red de corrupción denunciada por el gobierno de Cabeza, porque parecería estar echando de cabeza a su antecesor Egidio Torre Cantú, a pesar de la leyenda urbana de que existe entre ambos un pacto, acuerdo o arreglo de apoyo recíproco.

La versión de que Cabeza quiere meter a la cárcel a Egidio y a sus colaboradores de la Secretaría de Finanzas, hizo revivir en algunos nostálgicos del pasado, la extraña manera en que se atribuyó el éxito electoral del panista, en el año 2016.

Egidio Torre habría traicionado al PRI y a su candidato Baltazar Hinojosa Ochoa, a cambio de impunidad, lo que ahora parece contraponerse con la historia de que le atribuyen alta corrupción y le intuyen el encarcelamiento.

Por su parte, tucos oficiales y oficiosos publican con bombo y platillo la noticia de que Cabeza de Vaca consiguió en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, “tumbar” el decreto federal que frena la producción de energías renovables.

Falso. Hace siete días, el Ministro de la Corte Luis María Aguilar Morales resolvió a favor de la Comisión Federal de Competencia Económica, su impugnación contra ese decreto, y lo dejó en suspenso.

La Secretaria de Energía, Rocío Nahle, atendiendo instrucciones presidenciales, dictó un acuerdo mediante decreto, que pone a revisión el funcionamiento de las empresas, extranjeras, que producen electricidad limpia.

El gobierno de Tamaulipas, panista, presentó en la Corte una impugnación contra este decreto de Nahle, y fue admitido para su revisión, pero a estas alturas resulta improcedente, porque el acto reclamado simplemente ya no existe.

No es que Cabeza adore la energía limpia, sino que no se resigna a perder las ventajas que le produce a su gobierno, la llegada de más empresas del ramo, especialmente las eólicas, que rentan grandes espacios rurales para instalar sus gigantescos generadores aéreos.

Por cierto, se dice enfermo pero el Gobernador no suspende las entrevistas de prensa que a él le gustan, las de radio de la Ciudad de México, aunque le cobren el tiempo.

En tanto que Xicoténcatl González Uresti, uno de los favoritos de Cabeza, prepara otra agresión contra Ciudad Victoria, con un paquete de nuevos impuestos para aumentar la recaudación de la tesorería municipal.

Y tómelo el lector como una broma, pero los amigos de Miguel Manzur Pedraza creen que le hacen un favor con inventarle preferencias ciudadanas como pre-candidato a presidente municipal, pero le concitan antipatías.

Inventaron una empresa encuestadora y subieron a redes los resultados de una presunta medición, donde Miguel Manzur aparece con una popularidad superior a la de otros aspirantes.

Le ponen de contrincantes a Arturo Soto Alemán, Pilar Gómez Leal y Carlos Morris Torre, a los que posiblemente Miguel deje atrás. Pero le agregan como competidor a Eduardo Gattas, y allí sí que cae por su propio peso.

Gattas ya fue candidato, tiene base, tiene pueblo, tiene carisma, discurso, buena prensa. Manzur es un neo-panista, pues proviene del PRI, donde cobró sueldos durante muchos años.

Cumple años el riobravense Jesús Arredondo Cortez, delegado del Registro Federal de Electores.

Y en Nuevo Laredo sigue la violencia. Otro soldado cayó muerto por balas de sicarios, y dos colegas suyos luchan por sus vidas en los quirófanos.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

¿Qué opinas?