BALANZA NO PETROLERA

0
100

Investigación Especial

Lic. Alberto González Káram

• Valor económico del comercio exterior de 302 mil 841.2 millones de dólares que equivalen a 1 mil 992.38 millones de dólares diarios en plena Pandemia del Coronavirus en México

• Superávit de la balanza comercial no petrolera de 4 mil 344.1 millones de dólares al exportar 143 mil 190.7 millones de dólares e importar 138 mil 846.6 millones de dólares

Los resultados obtenidos durante la administración pública federal de Enrique Peña Nieto (2012-2018) fueron desastrosos, producto del bajo crecimiento económico, excesiva corrupción, injustas desigualdades, sobreendeudamiento, depreciación acelerada, creciente déficit de comercio exterior e inseguridad generalizada por la falta de adecuadas políticas y aplicación de modelos de corrección de los profundos desequilibrios en la balanza de pagos.

La economía mexicana salió seriamente afectada debido que las anteriores autoridades federales actuaron en forma inadecuada, incorrecta, ineficiente e ineficaz, debido a los resultados del cuantioso déficit comercial no petrolero en la administración de Peña-Nieto, cuyas cifras fueron ocultadas a todos los mexicanos, mismas que ascendieron a un récord histórico de pérdida económica por -247 mil 318.08 millones de dólares.

Los efectos positivos obtenidos por primera vez desde el siglo pasado se demuestran y comprueban plenamente en la balanza comercial no petrolera en México, producto de las exportaciones de mercancías y bienes en puertos por medios de transporte por un valor económico de 143 mil 190.7 millones de dólares y las importaciones de mercancías y bienes por un monto de 138 mil 846.6 millones de dólares, resultando un saldo superavitario de 4 mil 344.1 millones de dólares en el período enero-mayo del 2020.

Es importante destacar el valor económico del comercio exterior de 302 mil 841.2 millones de dólares que equivalen a 1 mil 992.38 millones de dólares diarios, superando a los registrados en los últimos 6 sexenios por las administraciones públicas federales de Miguel de la Madrid Hurtado, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto.

La planeación y programación de la reapertura económica y social de México se tendrá que implementar al concluir la fase de máximo contagio comunitario o acmé del coronavirus y cuando se ubique en la fase evolutiva de descenso de la pandemia en función de la reducción y abatimiento significativo del número de contagiados, siendo prioritario la reactivación de las cadenas de suministro del comercio exterior en especial con los Estados Unidos que representan el 81.30 por ciento de las exportaciones mexicanas y con Canadá como el resto de los países del mundo son del 18.70 por ciento.

Es importante tomar decisiones racionales en función de la tasa de inversión nacional y extranjera que se encuentra relacionada con la tasa de exportaciones y participación por entidades federativas que concentran el 53.03 por ciento en los siguientes cinco estados norteños por orden de importancia: Chihuahua, Coahuila de Zaragoza, Baja California, Nuevo León y Tamaulipas.

En el período enero-mayo del presente año se registró una estructura porcentual de las exportaciones de productos manufacturados 87.8, bienes agropecuarios 5.9, productos petroleros 4.5 y 1.8 de bienes extractivos no petroleros.

La estructura del valor de las importaciones durante los primeros cinco meses del año se concentró porcentualmente en bienes de uso intermedio 78.7 por ciento que demuestran contar con suficientes insumos destinados a ensamblar, procesar, transformar y maquilar para contribuir con la reactivación económica y su inmediata exportación, a diferencia de la mayoría de los países que se encuentran afectadas sus cadenas de suministros, mientras que las compras externas de bienes de consumo participaron con 12.3 y 9.0 en bienes de capital.

Los estudiantes de economía y negocios internacionales que asistieron al Auditorio Jesús Silva Herzog de la Facultad de Economía, con motivo de mi Conferencia Magistral denominada “El Estratega del Desarrollo Económico en el Sector Público y Privado: Una oportunidad para los especialistas en Economía y Negocios Internacionales”, se encuentran gratamente sorprendidos al quedar ampliamente demostrada y comprobada ininterrumpidamente mi décima octava prospectiva del comercio exterior.

La administración aduanera habrá de desempeñar un papel fundamental en la reactivación de las actividades económicas trinacionales de comercio exterior, a fin de reintegrar las cadenas de suministro de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación que concentran el 59.89 por ciento del valor de las exportaciones que requiere reincorporar 3 millones 018 mil 728 trabajadores a sus fuentes de empleos en 6 mil 339 empresas y la industria automotriz con capacidad de reintegrar más de 1 millón 950 mil empleos formales que participan con el 28.41 por ciento del valor económico total.

En la reintegración de las cadenas de suministros de las actividades agropecuarias con una participación del 5.55 por ciento en el valor económico de las exportaciones, la industria petrolera y petroquímica de exportación con una participación del 4.44 por ciento y las empresas manufactureras y extractivas no petroleras que participan con el 1.71 por ciento del valor económico de las exportaciones.

El éxito de la reactivación económica trinacional de las actividades del comercio exterior obliga y exige a la nueva Dirección General de Aduanas (DGA), se proceda a la autorización de la apertura normal de operación al eliminar los tiempos y pagos extraordinarios por parte de los usuarios de servicios en los módulos de exportación e importación en los siguientes tres turnos: primero de 06:00 a 14:00 horas, segundo de 14:00 a 22:00 horas y tercero de 22:00 a 06:00 horas, lo que permitirá la adecuada, correcta, oportuna, rápida, segura, sana, transparente, honesta y económica administración aduanera.

La política económica orientada para crecer hacia el mercado interno y sustituir a las importaciones para alcanzar el equilibrio interno y externo, a diferencia de la pasada administración federal de Peña-Nieto que favorecieron la deseconomía externa, enriqueciendo a los vendedores extranjeros que ganaron 247 mil 318.08 millones de dólares del intercambio comercial no petrolero, a cambio del empobrecimiento de la mayoría de los consumidores mexicanos que perdieron durante el sexenio pasado -247 mil 318.08 millones de dólares, permitirá una visión del futuro para obtener una nueva relación de economía externa que irán sumando los resultados superavitarios en la balanza comercial.

Los mexicanos debemos apostar a la prospectiva trascendente de convertir las actuales amenazas de la Pandemia del Coronavirus (COVID-19) sobre la cadena de suministro, inversión, producción y empleo en fortalezas para estar preparados en la reactivación trinacional económica y las debilidades provocadas por el cierre parcial y total de fronteras de 218 países contaminados del mundo en oportunidades para aprovechar nuestras máximas ventajas comparativas, competitivas, estratégicas y geográficas, lo cual habrá de contribuir con la puesta en vigor del Tratado Comercial México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) el próximo 1º. de julio del 2020, a fin de recuperar la primera posición como el mercado con mayor volumen y valor económico a nivel mundial.

¿Qué opinas?