Rosa y Olga están perdidas

0
80

Si hay alguien informada y con la calidad moral para hablar del tema de equidad de género, de mujeres maltratadas y de es Benny Cruz Zapata, esposa por cierto del mejor dramaturgo tamaulipeco, Medardo Treviño. He tenido la fortuna, a lo largo de mi carrera profesional de conocer a Doña Benny y de intercambiar experiencias e ideas. Es una extraordinaria reportera y una profesional representante del periodismo femenino no sólo en Tamaulipas.

Y cito a Benny Cruz Zapata, porque en los últimos días ha hecho señalamientos duros contra Rosa Muela, la ex legisladora y regidora tampiqueña a la que un servidor censuró dada la soberbia que la caracterizó a lo largo de su gestión como legisladora local. De Rosa Muela sólo se recuerda el poco contenido y la excesiva petulancia con que ella y su equipo de trabajo manejaron la oficina legislativa en el Congreso, y no se diga la estrategia del MuelaMóvil, oficina de gestión rodante que en contadas ocasiones sirvió para algo más que para la foto.

Y hoy el tiempo nos dio la razón. Benny Cruz Zapata ha expresado fuertes críticas a Rosa Muela quien es en esta administración estatal la encargada del Instituto Tamaulipeco de la Mujer. Y el juicio de Benny bien que vale la pena destacar y reconocer. Dice Benny que la señora Muela “no ha dado una, los hechos hechos son, y están a la vista”.

Porque la pregunta obligada es: ¿Qué ha hecho Rosa desde el Instituto de la Mujer Tamaulipeca en beneficio de las mujeres de nuestro estado? ¿En qué se ha aplicado el presupuesto del Instituto y en que ha beneficiado a las mujeres? ¿Qué políticas públicas ha impulsado Rosa Muela en beneficio de las mujeres desde el Instituto? Le hago una apuesta, doble contra sencillo: si comparamos la gestión de Rosa Muela con la gestión de Doña Yoliria Joch González, se me hace que la señora Muela les queda a deber y mucho a las mujeres tamaulipecas.

¿Alguien podría explicar cómo desde el Instituto de la Mujer Tamaulipeca se ha empoderado a las mujeres tamaulipecas? ¿Quiénes y cómo se han empoderado? ¿Qué programas del Instituto han apoyado el crecimiento y desarrollo de las mujeres de Tamaulipas? La sociedad tamaulipeca, las mujeres, urgen de conocer los resultados al día y de plano no se ven. Y en lo que resta de la administración se ve harto difícil que estos puedan verse. El Instituto de la Mujer Tamaulipeca es para Rosa una chamba más en lugar de ser un compromiso con la sociedad. ¡Qué pena!

Y en la misma tesitura anda la desparpajada Olga Sosa quien mucho rollo y pocas nueces. Cuando se requiere su opinión, su información, sus acciones nomás no se le encuentra por ningún lado. Dicen algunos que Olguita se molestó porque el PRI no la tomó en cuenta para ser la candidata de ese partido a la Diputación Federal por el Octavo Distrito que hoy detenta Paloma Guillén Vicente.

Dicen otros que Olga anda más muina porque tampoco el partidazo le dio la bendición con la candidatura a diputada federal suplente por el mismo Distrito. Y eso, lo malo, es que lo está manifestando con un bajo rendimiento legislativo. Por eso la han acusado de varios pecadillos. Primero, no sale del Facebook y ahí ni se resuelven los temas legislativos del estado ni creo que sea la mejor manera de atender a sus electores. Segundo, su proclividad a los berrinches, lo que en varios sitios ha quedado demostrado. Tercero, le falta sustento a sus argumentos y lamentablemente su estancia y su dieta en el Congreso del Estado, no le ha servido de mucho a Tamaulipas. SI el salario fuera por tomarse fotos y selfies entonces si agárrese, porque el estado y el país le quedaríamos a deber.

Y cuarto, Olga Sosa quiere cubrir su actividad legislativa andando pegada nomás en los recorridos del alcalde de Tampico para salir en la foto y ser parte de la crónica periodística. Esa es la forma. ¿Y el fondo? No lo vemos por ningún lado.

Dice doña Benny Cruz Zapata que “lamentablemente la diputada Olga Patricia Sosa Ruiz jura hacer trabajo de campo con las mujeres maltratadas sin comprobar el soporte metodológico utilizado”. Qué pena que el tiempo y los recursos de los tamaulipecos se pierdan en malos servidores públicos como los descritos anteriormente. En un debate serio con las mujeres activistas que entienden y saben del tema de las mujeres, como Benny Cruz Zapata, Rosa y Olga estarían perdidas.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipódromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @ccortesgarcia.

¿Qué opinas?