Roban caballos a carretoneros, presumen sea para elaborar chorizo

Como alarmante, califican el robo de caballos carretoneros en ciudad Madero, al estarse desapareciendo animales en diversas zonas de este municipio y de Altamira, «situación que debe poner en alerta a las autoridades de salud, pues se pueden estar elaborando productos para el consumo masivo con la carne de los equinos».

Señaló José Luis López González presidente de la Unión de Conductores de Vehículos de Tracción Animal, que mencionó que con la carne de los caballos se ha comprobado que hacen chorizo, o se preparan la carne para hacer tacos al pastor o venderla como cecina o cuál empieza a tener auge al subir el precio de la carne de res.

Expone que es una situación que ya se había presentado, pero que se ha vuelto reactivar en las últimas semanas, estando «perdidos» durante estas los últimas días dos caballos, uno en Tampico y uno en Madero y durante los primeros meses del año en Altamira es donde más se han robado estos animales, que podrían terminar en la mesa de las familias de la región.

Comenta que en la mayor parte de los casos no se denuncia el robo de los caballos, por parte de los propietarios, lo que ha originado que siga creciendo el delito en detrimento de muchas familias que viven de la utilización de los animales para realizar diversas actividades clmo la tira de basura y la remoción de escombros, por lo que están solicitando que se verifique esta situación.

«La última vez se denunció el robo de un caballo cuando la persona estaba cometiendo el delito in fraganti, se lo llevó la policía pero con el pago de 5 mil pesos lo soltaron un día después, sin que al propietario del caballo se le hubiera dado alguna indemnización o se le hubiera pagado el animal, pues el sujeto lo sacrificó, por eso es que muchas personas prefieren mejor no denunciar el hecho y eso hace que el delito crezca», añade.

Es necesario que las autoridades de salud pongan atención en cómo se está comercializando diversos alimentos, afirmó, «pues se debe verificar la procedencia de la carne que se vende, pero además también apoyar a las personas que tienen animales a su cargo, para que se puedan generar mejores condiciones de convivencia entre los equinos y las personas que los utilizan para su trabajo».

Paulo Monsiváis

¿Qué opinas?