Para la UAT la respuesta está en la vivienda tradicional

0
56

La investigación del Dr. Carlos Alberto Fuentes Pérez, como una gran parte de la sabiduría que el hombre recibe en su vida, tiene su origen en la casa de la abuela.

“A mí me preocupa mucho que estamos haciendo la misma vivienda para todo el país. Mi abuela todavía tiene una vivienda tradicional en el centro, esa vivienda que tiene de cuatro a cuatro metros cincuenta de altura, un techo de bóveda catalana, unos grandes ventanales de tres por dos con dos hojas. De chaval yo veía que estas casas no necesitaban aire acondicionado y ahora todo lo que hacemos lo requiere” nos refirió el doctor.

Fuentes Pérez tiene 23 años de ser catedrático en la Facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) en Tampico, es líder del cuerpo académico de calidad del hábitat y jefe del seminario de investigación de la facultad. Este año es uno de los ganadores del Premio Universitario 2011 en la categoría Investigación de Excelencia “Gral. y Lic. Bernardo López García” por su trabajo de evaluación del comportamiento térmico de la vivienda en Tampico.

“Empecé a investigar la vivienda tradicional, como la de mi abuela, en el centro de la ciudad, en el primero y segundo cuadro donde el 90% cambió su giro. El centro de Tampico pasó a ser oficinas y comercio, pero en su tiempo todo era vivienda. En la investigación se detectó que estas presentan una temperatura muy alta al interior porque la vivienda ya no hace sus funciones tradicionales como abrir ventanas, o ese gran zaguán que tenías con un pasillo que era un colchón térmico” agregó Fuentes Pérez.

De tal forma este investigador de la UAT se propuso hacer una evaluación del comportamiento térmico, que incluye temperatura y humedad, de lo que es la vivienda tradicional, aquella que se construyó hace cien años en Tampico, para contrastarla con la que se conoce como “vivienda común” y que se ha construido en los últimos treinta años no solo en Tamaulipas sino en México.

“Tampico es la segunda ciudad más húmeda del mundo –la primera es el Cairo- porque la vivienda absorbe esa humedad pero no la saca y estamos rodeados de mucha agua. La humedad es la que hace que la temperatura dentro de las viviendas se eleve, de ahí que en invierno sean muy frías y en verano muy calientes. Concluimos que la temperatura está condicionada a la humedad relativa,  de ahí que nuestra propuesta sea deshumidificar la vivienda en nuestro municipio” nos explicó Fuentes Pérez.

Además, como parte de su investigación, midió la temperatura de los últimos diez años en Tampico para descubrir que ha aumentado punto cuatro grados de temperatura cada año, corroborando así una investigación previa que señala un aumento de dos grados en los últimos cincuenta años. En pocas palabras, en Tamaulipas el cambio climático es un hecho.

“Algo interesante que también se descubrió es el desfasamiento de la temperatura. Todavía hasta el 2009 el mes más caliente era julio, pero para el 2010 fue agosto y lo volvimos a corroborar en el 2011. Enero sigue siendo el mes más frío por ser el más húmedo, pero en Tampico el mes más caliente por las temperaturas medias pasó a ser agosto” nos dice el Dr. Fuentes quien concluye:

“La vivienda tradicional está indudablemente mejor adaptada para el clima de Tampico, pero hoy estamos construyendo viviendas con techos muy bajos y tenemos que regresar a nuestros orígenes: volver a hacer techos más altos, cambiar soluciones constructivas, deshumidificar la vivienda y abrir más la ventilación entre otros, porque de no hacerlo vamos a seguir usando climatización y por ende a perjudicar a nuestro planeta”.

 

 

¿Qué opinas?