Hunde peritaje a Marcelino

0
102

Los peritajes del accidente del 16 y Olivia Ramírez, ocurrido el 11 de noviembre pasado, hunden al conductor de la Dodge Durango, propiedad del Gobierno estatal, porque conducía a exceso de velocidad y existe la presunción de que iba alcoholizado, lo que convirtió un percance común en un accidente fatal.

El conductor del vehículo marca Chevrolet Cruze (en el que viajaban los menores que perdieron la vida) hizo caso omiso a la luz roja del semáforo”, dice el peritaje.

El conductor de la camioneta marca Dodge Durango, rebasó el límite de velocidad establecido en la zona”, agrega el peritaje que considera que ambos conductores son culpables.

Aunque ambos conductores resultaran culpables, la pena para el menor Carlos Galván Figueroa sería a lo sumo de cinco años en tratamiento, sin reclusión, y para Marcelino Loredo Huerta podría llegar hasta ocho años de prisión.

Videos, fotografías, testimoniales y levantamientos periciales, muestran que ambos conductores violaron ordenamientos de Tránsito, pero al manejar Marcelino Loredo Huerta a 85 kilómetros por hora y posiblemente bajo los influjos del alcohol, el accidente pasó de ser un percance común a un accidente mortal.

Un funcionario público manejando un vehículo oficial tiene doblemente el deber de respetar las reglas de Tránsito, tiene doblemente el deber de no abandonar víctimas y muestra una conducta procesal inapropiada al dejar que su esposa asuma la culpa”, dijo un ex procurador de Tamaulipas.

El expediente administrativo que integra la Contraloría Gubernamental de Tamaulipas, responsabiliza a Loredo Huerta por violar la normatividad para el manejo de vehículos oficiales.

La presunción de que el funcionario Marcelino Loredo Huerta, quien manejaba la Dodge Durango, iba alcoholizado, será uno de los elementos que conforme el artículo 69 deberá juzgar el juez.

Loredo Huerta intentó hacer que su esposa pasara como culpable y huyó del lugar del accidente y debido a ello, Edith Nallely Ramos García enfrenta un juicio por falsedad de declaraciones, que pudiera acarrear una pena corporal de dos a seis años de prisión.

Loredo Huerta se presentó a declarar 48 horas después de los hechos y aceptó que pidió a sus esposa pasar como culpable de los hechos, y debido a esto se presume que al chocar estaba bajo los influjos del alcohol.

El examen físico que se le realizó al ex funcionario del ITCA, no encontró las dolencias que alegó como causa para abandonar el sitio donde murieron tres adolescentes y dos más resultaron con lesiones graves.

El artículo 69 del Código Penal para Tamaulipas dice que los jueces impondrán las sanciones tomando en cuenta las condiciones de cada caso, entre los que se incluye la conducta procesal de los indiciados y también si el delito fue cometido por un funcionario público.

La razón para abandonar el sitio del accidente, pudo haber sido que un conductor alcoholizado que participa en un accidente donde hay víctimas mortales, agrava su situación legal. La diferencia entre el homicidio culposo, las lesiones y el daño en propiedad ajena de un conductor sobrio y uno que se encontraba bajo el influjo del alcoholizado, va de una pena de dos a seis años a una de tres a ocho años.

Pagaría hasta un millón en daños

El Juez Tercero de Primera Instancia, Patricio Lugo Jaramillo, dijo que Marcelino Loredo Huerta podría ser responsable, sin embargo ni él ha declarado en su defensa, ni la contraparte.

Lugo Jaramillo afirmó que el expediente 6/2012 instruido contra Marcelino Loredo Huerta en el Juzgado a su cargo, es por homicidio de tres adolescentes, lesiones, daño en propiedad, pero la causa se encuentra reservada.

El miércoles 18 de enero, el presunto inculpado se presentó amparado y no declaró.

“Pero el amparo promovido ante las autoridades federales es contra la orden de aprehensión librada, no lo exime de declarar en torno al suceso”, explicó Lugo Jaramillo.

De resultar responsable Loredo Huerta, estaría obligado a cubrir hasta casi un millón de pesos por reparación de daños.

Por cada fallecido, sería una cantidad máxima de 186 mil 990, además de un 20% por daño moral, y casi 7 mil 500 pesos por gastos funerarios; además que en el caso de los lesionados, si éstos comprueban gastos de hospitalización y curaciones, se agregarían.

Fuente: Conexión Total

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here