Cumplen sueño a dos niños neolaredenses con problemas de salud

Laredo, Tx.- Dos niños neolaredenses con problemas de salud, vieron ayer sus sueños cumplidos al sobrevolar toda la ciudad en un helicóptero, gracias a autoridades de ambos Laredos quienes estrecharon una admirable colaboración, para lograr una visa humanitaria de 4 días, a fin de que estos menores disfrutaran uno de los mejores momentos de sus vidas.

Se trata de Sara Aidé Castillo Hernández de 10 años de edad, quien sufre una enfermedad terminal y Raúl Eduardo Hernández Mota de 4, con una salud diezmada por la epilepsia, quienes fueron objeto de este viaje aéreo por el cielo fronterizo, momentos muy conmovedores que produjeron los protagonistas de esta hermosa historia de humanismo puro y de noble corazón.

La felicidad lograda ayer para estos dos personajes, inició gracias a Lupita Rueda, quien trabaja en TABC y conoció la historia de estos niños y sus anhelados sueños, por lo que contactó al «Doctor Sonrisa», un dentista de la vecina ciudad, el cual acudió a las autoridades mexicanas para solicitar la visa ante Aduanas y Protección Fronteriza, la cual accedió a otorgar sin titubeos el permiso especial.

Sarita y Raulito, se subieron a un Robinson R-22 de dos plazas, un helicóptero pequeño, pero que se eleva hasta 9 mil pies y se utiliza para clases de pilotaje de la empresa local Dragon Fly Aviation y tripulado por William Adsitt, el cual realizó los viajes de ensueño, muy emocionantes para los pequeños.

El Departamento de Policía, también fue artífice de estos sueños, pues se encargaron de trasladarlos desde la guardarraya del puente internacional «Puerta de las Américas» hasta un amplio espacio que se encuentra en la parte trasera del edificio de esta corporación, a donde llegaron escoltados por motociclistas, para después abordar la nave y echar volar sus sueños, gracias a muchas personas que se prestaron para esta noble causa,

Lupita Rueda, entrevistada al respecto, dijo que este logro se obtuvo gracias a la cooperación de los dos países, cuyas autoridades mostraron el lado humano, como CBP, «la cual no sólo trabaja en deportaciones y en cuidar las fronteras, sino también contribuye en actos que responden a las necesidades especiales, como éstas».

Dijo que ella pudo contactar a la policía, gracias al sargento Chris Baker, quien inmediatamente se sumó a la causa, poniendo a disposición elementos y equipo policiaco para realizar el traslado como funcionarios de Estado, incluyendo el presidente de la Nación.

Los dos niños permanecieron todo el día de ayer en Laredo, donde se les nombró Policías Honorarios y después, fueron llevados a comer a una pizzería y posteriormente de compras a Walmart, para salir hoy muy temprano hacia San Antonio y visitar a Shamu en Sea World y luego el Morgan Wonderland.

María Magdalena Mota Sánchez, abuelita de Raulito y Verónica Castillo Hernández, madre de Sarita, agradecieron el gesto a las autoridades de ambos Laredos, quienes unidas como una sola, pudieron lograr que estos dos pequeñines alcanzaran este sueño: volar y viajar.

Juan Rodriguez

¿Qué opinas?