Avistan aves neotropicales en el Valle de Texas

LAREDO, Texas.- Bellas aves neotropicales fueron avistadas en la ciudad el pasado fin de semana, dos de las que nunca se han reportado en Laredo y rara vez se ven en los Estados Unidos: el ruiseñor azul y el chipe corona dorado, informó Tricia Cortez, directora del Centro de Estudios Internacionales del Río Grande.

El otro, un empavesado azul, visto por última en el 2005 y atrajo a más estimado de dos mil observadores de aves de todos los Estados Unidos dentro de un período de tres semanas después de que fue incluido en EBird, dijo.

La más rara de las 130 especies de aves avistadas durante el CBC fue el Blue Mockingbird, el líder del equipo Tom Langschied de Kingsville

Los otros dos fueron vistos en un rancho privado en el noroeste de Laredo a lo largo de Mines Road.

«Fue un día emocionante. Siempre hemos dicho: ‘Venga a Laredo para experimentar las aves y encontrar nuevas especies'», dijo por su parte la organizadora de Laredo CBC, Glenda Barrera,

Durante el conteo de aves del 29 de diciembre, Barrera organizó ocho equipos de 31 expertos y novatos de Laredo, Corpus Christi, Rockport, Kingsville, New Braunfels y Pearsall.

Este numeroso grupo experimentó una inusual sensación de emoción al observar estas aves raras y otras aves preciadas, como la paloma roja, el halcón gris, el oriole de Altamira, el jays verde, la chacalaca llana, el chipe de pino y el Seedeater de Morelet (anteriormente El Seedeater del cuello blanco), expresando consternación ante una tendencia inquietante a que existan pocos hábitats de las aves a lo largo del río.

«Solo quedaron dos sitios», dijo, citando numerosas áreas a lo largo del río que la Patrulla Fronteriza ha limpiado para ganar visibilidad, como el sendero natural de Las Palmas, el parque Slaughter y el parque Padre McNaboe.

Raul Delgado, otro de los observadores de aves, dio más detalles, señalando que el CBC de Laredo solo tuvo dos avistamientos, en el lugar de seis o siete, el Seedeater de Morelet debido a la vegetación que desde entonces ha desaparecido de la orilla del río.

Juan Rodriguez

¿Qué opinas?