Fingen transferencias bancarias en la compra de vehículos para defraudar

Fingen transferencias bancarias para la compra de vehículos, pero se trata de un fraude que se encuentra al descubierto, pese a que fue elaborado de manera ingeniosa

Estafadores profesionales vienen operando en la región bajo una novedosa y bien confeccionada modalidad, que consiste en comprar vehículos americanos, bajo un trato que se realiza por medio de una trasferencia bancaria que resulta fraudulenta, porque aunque los depósitos se reflejan en las cuentas, el saldo dice lo contrario.

Un matrimonio que estuvo a punto de ser víctima de este tipo de componendas, narró que un par de personas jóvenes que dijeron ser originarios de Santander Jiménez, se pusieron en contacto para comprarles una camioneta que habían ofertado a través de internet, fijando determinada cantidad por la compra de la unidad.

La pareja de estafadores llegaron a San Fernando a las cuatro da la tarde, cuando ya el banco donde se hizo la transferencia se encontraba cerrado, aunque antes ya aparecía en la cuenta bancaria de la dueña del vehículo el deposito por la cantidad pactada, más una suma extra, que según dijeron los compradores, había sido “un error del contador”.

Propusieron que la vendedora de la camioneta les regresara en efectivo el dinero que se había depositado de mas, al tiempo que pedían las llaves y documentos de la camioneta, en algo que parecía una operación normal, porque en el estado de cuenta de la vendedora ya aparecía el deposito del pago de la unidad y una cantidad extra.

El vehículo fue entregado a los compradores y estos se retiraron, pero la vendedora y su esposo sintieron desconfianza y para asegurarse que el dinero ya estaba en la cuenta trataron de consultar el saldo, a través de una aplicación en su aparato de telefonía móvil.

Extrañamente, la señora no puedo entrar a su cuenta, por lo que optaron por salir a buscar a los compradores, luego que algunos detalles les parecieron sospechosos, habiéndolos encontrado en la Oxxo que se localiza en la colonia Paso Real, a quienes hicieron ver que mientras no se comprobara que el deposito había entrado en firme, no se podían llevar el vehículo.

De manera espontánea, los compradores decidieron regresar la camioneta y todavía lograron que los vendedores los dejaran en un restaurante de la ciudad y no fue hasta más tarde, en que la vendedora de la camioneta pudo accesar a su cuenta bancaria, cuando comprobó que el deposito no aparecía y en los días siguientes, pudo comprobar que la transferencia era un fraude, que hábilmente fue urdido, como parte de una modalidad ingeniosa de estafadores que han encontrado la manera de penetrar en los estados de cuenta bancarios para bloquear el ingreso de los usuarios durante un tiempo que les permite a los estafadores poner distancia de por medio.

Las personas que estuvieron a punto de ser despojadas de su camioneta bajo esta acción fraudulenta están dando la voz de alerta a los comerciantes de la región, para que eviten caer en este tipo de engaños que los pueden llevar a sufrir un daño de carácter patrimonial.

Aristeo Manilla

¿Qué opinas?