Cuentas públicas al Congreso

0
79

La Auditoría Superior del Estado “palomeó” en sentido positivo 14 cuentas públicas, diez de ellas pertenecientes a cuatro municipios y el resto a organismos públicos descentralizados que estaban pendientes de dictaminar desde el 2010 y años anteriores.
El titular del órgano de fiscalización del gasto público en el Estado, Miguel Salman Álvarez, explicó que los informes de resultados fueron entregados ayer a la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado, quien deberá dictaminarlas en su oportunidad. En ninguno de los casos se detectaron irregularidades.
Las diez cuentas públicas municipales pertenecen a Padilla, González, Gómez Farías y Madero, mientras que las otras cuatro son de la Comisión Municipal de Agua Potable (Comapa) de González y del patronato del Centro de Convenciones de Tampico.
“Quiero dejar claro sin embargo que de esos cuatro municipios hay algunos que todavía siguen teniendo cuentas pendientes. Es por ejemplo el caso de Padilla, que tenía ocho cuentas sin revisar y se le aprobaron cuatro”, indicó.
Las 14 cuentas públicas forman parte del paquete de 85 que el año pasado quedaron pendientes de revisar y que correspondían en su mayoría al ejercicio fiscal 2010, aunque también hay del 2006, 2007, 2008 y 2009. De las 85, 42 pertenecen a 12 municipios y el resto a organismos públicos descentralizados.
“Si restamos los 14 informes de resultados que acabamos de entregar sólo nos quedan 71 de las 85 cuentas públicas que estaban rezagadas. Esas las sumamos con las 165 del 2011. Recuerden que el programa anual de auditoría del 2012 es de 250 cuentas públicas”, señaló.
Dijo que el propósito es cumplir con el programa de trabajo, pero en ocasiones no se logra debido a que los ayuntamientos o entes públicos no atienden con oportunidad o correctamente las observaciones que se les hacen.
Por otra parte, Salman Álvarez admitió que durante el presente año la Auditoría Superior del Estado incrementará las inspecciones de campo dentro del proceso de revisión del gasto público.
Respecto a la desconfianza de la sociedad en la fiscalización del gasto público, dijo que la facultad revisora no se puede basar en especulaciones o presunciones.
“A veces las personas dicen: es que fulano de tal tiene tanto dinero que no tenía, pero la facultad revisora no se puede basar en especulaciones o presunciones. Una manera idónea para comprobarle a alguien un enriquecimiento es tener su cuenta de cheques, pero yo no tengo facultades para intervenir. Lo que la gente supone nosotros lo tomamos como indicio, pero ¿cómo lo pruebo?”, refirió.

Fuente: El Diario

¿Qué opinas?