Quiero llorar…

Semana de noticias trágicas, Pemex anuncia el robo de más de 15 mil millones de dólares en gasolina pero nadie sabe donde van a parar, la Tuta saca otra de sus producciones para exhibir a Televisa y la PGR, Marina o Ejército ni indicios tienen de su paradero y, para echarle más leña al fuego, ayer se da a conocer el asesinato de un Diputado Federal de filiación priista, de Gabriel Gómez Michel.

Antes de las noticias sobre inseguridad el propio gobierno reconoció que la pobreza sigue presente en más de la mitad de los mexicanos, y en materia política no podemos olvidar el robo de 59 millones de pesos que hacen Diputados Federales al desviar dinero para pagar spa, cantinas o restaurantes en lugar de aplicarlo en hacer un México mejor.

Dentro de toda esa tragedia informativa también debemos mencionar el enorme rechazo que tienen las políticas públicas de Enrique Peña Nieto, el poco cariño de los mexicanos al Presidente ya que eso se refleja en la poca participación ciudadana en proyectos que nos pueden hacer un país mejor.

Lo mediático, preocupante para el sistema, es el asesinato en Guadalajara del Diputado Federal Gabriel Gómez Michel o por lo menos eso opina el Coordinador de los Diputados Federales del PRI, Manlio Fabio Beltrones quien asegura que la ejecución del legislador, presuntamente por el narco, es dolorosa e indignante y lo será más si queda en la impunidad y tiene mucha razón con todo y que no se haya atrevido a mencionar es la misma situación del 99 por ciento de este tipo de casos, es decir, no fue tan valiente ni estaba tan indignado El Patrone como para darle de patadas a su pesebre.

Ahora, si la pobreza, impunidad, y la enorme corrupción, más el cinismo de muchos de nuestros políticos no fuera suficiente, pues habrá que agregar el caos en el que han metido las constantes lluvias a casi todo nuestro país, precipitaciones que además han exhibido obras públicas de pésima calidad, la poca previsión de autoridades, la mala planeación en el crecimiento urbano y cosas parecidas.

Por supuesto, nada de lo que ocurre es de generación espontánea, los problemas se han gestado por muchos años, maduraron en los sexenios panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón Hinojosa, y ahora está dando frutos en medio de anuncios de prosperidad que hace el presidente Enrique Peña Nieto.

Igual como ha tardado muchos años en gestarse el estado de cosas que vive el país, así será el tiempo que se tarde en recuperarse y más será el esfuerzo que se deba hacer si en realidad se aspira a pasar al primer mundo, ahí donde todos tienen las mismas oportunidades de vivir dignamente.

No es pesimismo, son los números y los hechos los que hacen predecir que nuestro problema tardará años en ser solucionado porque sigue en aumento la pobreza y la pobreza extrema, también son más los casos de personas pobres que mueren por falta de atención médica o nadie les hace caso en las clínicas aun cuando estén dando a luz o sufran un infarto; igualmente continúa en aumento constante el abandono de la escuela que hacen un millón de niños por año, unos cinco mil menores a diario desertan de sus estudios para irse a trabajar, y en el peor de los casos, para ir a engrosar las filas del crimen.

Cierto, es un desmadre de país, un reverendo caos porque nos reina la anarquía y la gente no aprende a participar para frenar el apetito voraz de sus malos políticos, eso lo vemos, lo sufrimos, todos los días en México, pero solo aquí, a nivel internacional somos otros, nos ven vestidos de charros, bien alegres tocando guitarra y tomando tequila, y no solo eso, piensan que pronto nuestro mayor problema será administrar la riqueza.

Si, esa visión la tienen en Estados Unidos, en Europa, y en casi todo el mundo, tan es así que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, recibió este martes el Premio Estadista Mundial 2014 por parte de la Appeal of Conscience Foundation, los motivos, pues su liderazgo y los avances logrados en el país (mucho sustento que tienen).

Lo penoso de todo ello es que el Presidente recibió la presea con mucho orgullo, con el pecho inflado, así como si todo fuera real y los mexicanos ya no supiéramos que hacer con el dinero, igual que a usted los sentimientos me traicionaron, la duda era a quien creerle, si a los que me rodean y todos los días sufren las condiciones de inseguridad, corrupción, pobreza de este país o a los extranjeros, por cualquiera de las dos cosas quiero llorar, en el primer caso porque este México duele y un chingo, en la segunda situación por el cinismo de los poderosos, la forma como se regodean ante la jodencia del 90 por ciento de su pueblo.

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también el correo electrónico y la cuenta de facebook a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

¿Qué opinas?