EL DIPUTADO CONSTRUCTOR

OPTIMUS 

Por: Jorge A. Pérez González                                  

www.optimusinformativo.com         

Domingo 07 de julio 2019

No es la primera vez que es diputado, ya antes aprendió bastante de los beneficios que la posición ofrece, sabe que para obtener privilegios, solo debe saber cuál callo pisar, por donde debe marchar y como debe pedir.

Su estrategia siempre ha sido la misma, navega con bandera de honestidad y preocupación para quienes menos tienen, pues él sabe que viene desde abajo, se considera ejemplo de la cultura del esfuerzo, comerciante por oficio y mitómano consumado.

Se le cree líder moral de un partido, él lo disfruta mucho desde que dejó grabado su nombre en El caracol, allá por la 21 y González, antes de que diera un giro de 360 grados para convertirse en Palacio de Justicia, cuando antes fue ergástula municipal.

Nadie ha entendido como es que llegan a la máxima tribuna del estado, con antecedentes penales, ficha dactilar y foto publicada en la página roja de muchos diarios.

Pero esto ya no asombra a nadie, pues dicen que origen es destino y al paso del tiempo, a pesar de ocupar un lugar que no le corresponde, terminarán por retornar a sus orígenes, pues el karma y el destino se unen tarde o temprano.

En los últimos procesos ha visto cómo sus incondicionales de antaño han comenzado a emigrar ante la falta de atención a los compromisos pactados, pues el diputado, durante toda su trayectoria ha operado como el azadón, todos, absolutamente todos los beneficios siempre se han acumulado a sus pies.

En esta legislatura que poco ha aportado en beneficio de Tamaulipas, él no ha brillado tanto como su cabeza, por cuestiones de tinta china, aun desde lejos es fácilmente identificable, pues el matiz es tan falso como su personalidad amable.

Le gusta y mucho hacer valer la posición, sus ambiciones son terrenales, tan terrenales que siempre busca una esquina en alguna colonia, utilizando el nombre de sus hijas para obtener el lote y convertirlo en vivienda de interés social, pero luego se olvida de las formas familiares y el lote con la casita construida se ofrece al mejor postor.

Cierto, todos tienen derecho a ejercer el comercio, lo que no se vale es obtener el terreno en prenda, sin pago de por medio, utilizando el nombre de sus hijas para, mediante la coacción o el “periodicazo”, según sea el caso, apropiarse de lo que no es de él y destruir su reputación, mediante la construcción de una vivienda.

Todos suponen que además el material para la edificación se obtiene de la misma manera, aunque no hay quien lo exprese abiertamente, al menos hasta el momento. 

Hoy está en periodo de receso, pero debe de estar preocupado, la pingüe cantidad de votos obtenidos en la última aventura electoral familiar lo debe tener preocupado, pues ya ha acumulado tantas campañas perdidas, que nadie le ve futuro, al menos en la política.

No tarda en ser echado de las siglas que regenteó  por tanto tiempo, el coto familiar que alcanzó hasta a su familia política está a punto de perderse, por la simple y sencilla razón que ya todos se dieron cuenta de que para él, lo importante no es legislar, sino medrar.

Los tiempos han cambiado, la boca cerrada por presiones políticas ha dejado de ser efectiva, hoy todos hablan y dicen lo que ven.

Las oportunidades hay que aprovecharlas, es su lema particular, de su supuesto liderazgo moral, solo su familia se ha beneficiado y eso harta a los seguidores, tal vez por ello, lo van dejando solo poco a poco pues para septiembre valdrá menos, mucho menos.

La curul no lo extrañará, un espacio que ha servido solo para sostener un trasero, no tiene razón alguna para sentir orgullo, pues un Don no se obtiene anteponiéndolo al nombre de pila, sino ejerciendo el destino con entrega, inteligencia y honradez.

Y aunque no es la única familia en esas siglas que se aprovecha cuando hay, su caso se torna peculiar al perder la vergüenza, pues últimamente la importa poco lo que digan de él, pues ha ganado tanto con su actitud, que ya lo conocen todos como EL DIPUTADO CONSTRUCTOR.

Jorge Alberto Pérez González

www.optimusinformativo.com                           

optimusinformativo@gmail.com

¿Qué opinas?