CRONICAS POLITICAS

Ahora es delito grave la corrupción

Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— La casa de gobierno fue balaceada en Ciudad Victoria hace seis meses, 17 días después de que los mismos pistoleros rompieron a golpes de proyectiles de plomo, vidrios de ventanas y vehículos, de la sede estatal del partido del gobierno, el PAN.

Ayer, las propias instalaciones de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, fueron blanco de las balas de los infractores de la ley. Esta humillación no es nueva pues la dependencia ha sido atacada en el pasado.

Pero el desafío de los delincuentes contra el gobierno plantea una dura encrucijada para los funcionarios policiacos y el mismo titular del poder ejecutivo local, pues si se ponen a investigar en serio, puede resultar que los agresores sean sus propios agentes uniformados.

Tres policías están encarcelados y procesados, como presuntos participantes en las balaceras desatadas contra la casa de gobierno y de su partido, el PAN. Esto hace suponer que los uniformados, destituidos por supuesto, eran (¿son?) el brazo armado de los delincuentes.

Esa es la soberanía del Estado que defienden con tanto ardor los Gobernadores.

Y como cosa que suena a broma irónica y burlona, ayer se produjo la primera reunión entre autoridades locales y federales, con la asistencia de Francisco García Cabeza de Vaca, y el delegado del gobierno federal, José Ramón Gómez Leal, lo que produjo una incómoda situación, electrizante.

Los cuñados apenas se hablaron pero quedaron sentadas las bases sobre las cuales funcionará este nuevo grupo de coordinación en materia de seguridad pública, que debe reunirse todos los días a las ocho de la mañana.

Cabeza de Vaca no pareció estar de acuerdo, pues declaró por su parte, que las reuniones serán periódicas, lo que implica que no necesariamente diariamente.

Asistieron representantes de la SEDENA, SEMAR y policía federal. La cita fue en palacio de gobierno, donde JR dijo a periodistas que todavía no tiene oficina en Ciudad Victoria, a pesar de que mañana cumple una semana ocupando el cargo federal.

Ayer, dos periódicos chilangos, Excélsior y Milenio, publicaron como nota principal de portada, que Tamaulipas y otras cinco entidades federativas, son de las más peligrosas del país.

Otro, La Jornada, desplegó el titular estelar a todo lo ancho de la plana, con la noticia que desmiente uno de los timbres de orgullo del ex Presidente Enrique Peña Nieto, la producción de alimentos. La importación de maíz y frijol alcanzó niveles de escándalo, dice la nota.

El periodismo tamaulipeco está de luto por el fallecimiento de José Luis Contreras de la Fuente, que consiguió escalar a lo largo de su vida los peldaños del éxito en el oficio, pues remató su carrera con un taller propio donde editaba sus periódicos.

José Luis compró la prensa y hasta el edificio donde se hizo un periodiquito de nombre ridículo, El Metro, de breve duración pues lo pusieron en manos de Guillermo Martínez García, que desde entonces era aniquilador de bienes, cosas, presupuestos.

La violencia en Tamaulipas es un reto para el nuevo gobierno federal, porque está visto que el gobierno estatal, panista, no puede con el paquete. Además del ataque sufrido por el edificio de la Procuraduría, una patrulla de la policía estatal fue atacada en otro sector, cuando se investigaba un frustrado secuestro.

En Reynosa, el jueves hubo otro tiroteo que dejó el saldo de tres sicarios abatidos. En otro episodio, rescataron del río Bravo un cuerpo con huellas de violencia, portando un chaleco anti-balas.

Y en Ciudad Mier, Pueblo Mágico, cinco delincuentes fueron muertos por disparos de armas de fuego de miembros de una banda rival. En otro Pueblo Mágico, Tula, una chamaca de 16 años fue atacada en el centro, recibiendo en el cuerpo 26 puñaladas.

En la capital del crimen, el reportero Jesús Hernández García pidió la protección del gobierno ante las amenazas que afirma le envió el presidente municipal victorense Xicoténcatl González Uresti.

Xico se está volviendo ave de tempestades, pues donde quiera provoca controversias por su conducta excéntrica y sus decisiones disparatadas, como el cierre de la calle Hidalgo y la desaparición de los parquímetros.

El comercio organizado no es atendido en sus opiniones, pues se opone a ambas disposiciones, y cuando menos ya consiguió que se reabra la rúa principal. Los hombres del dinero están de acuerdo en cancelar el contrato de los parquímetros, pero piden que sigan funcionando, en cualquier otra modalidad de propiedad.

Por cierto, el presidente de la Federación de Cámaras de Comercio de Tamaulipas, Julio Almanza Armas, anunció que están esperando la respuesta del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, sobre la denuncia de corrupción enderezada contra el sub-secretario de ingresos Arturo Soto Alemán.

Almanza confirmó que la CONCANACO y la FECANACO cuentan con suficientes pruebas de las extorsiones que practica Soto Alemán contra empresarios interesados en instalar casinos, y se declaró convencido que el Gobernador actuará en su contra.

De acuerdo a la información proporcionada a la prensa, el funcionario que quiere ser candidato del PAN a diputado local, obtuvo millón y medio de pesos a cambio de estampar su firma en el documento oficial de anuencia para la instalación de casinos.

Los moches no van a ser tolerados por el licenciado Cabeza de Vaca, dijo Almanza Armas, al insinuar que Arturo Soto Alemán será destituido por haber traicionado la confianza de sus jefes, haciendo estas maniobras ilegales en lo oscurito.

Otra mala noticia para el gobierno estatal, panista, es que el Senado de la República aprobó incorporar al catálogo de delitos graves, la corrupción, el enriquecimiento ilícito y el ejercicio abusivo de funciones de los servidores públicos, que merecen prisión preventiva.

También es delito grave el uso de programas sociales con fines electorales.

Senadores del PAN, PRI y Movimiento Ciudadanos, se pronunciaron en contra, por supuesto.

Delito grave sin derecho a libertad bajo fianza es también el huachicoleo.

Es importante endurecer las penalidades a este tipo de delitos, porque son de gran recurrencia en Tamaulipas, sobre todo en época de elecciones.

La corrupción gubernamental tiene ahora carta de naturalización en Tamaulipas, a la par que la impunidad y el cinismo, como lo demuestran los funcionarios de los tres poderes, que realizan actualmente una Semana Anti-corrupción y se aplauden y se felicitan mutuamente, al intercambiar certificados de santidad.

La Cuarta Transformación los tiene sin cuidado.

Cumplió años Chacha de Alejandro de Pedro Reyes Martínez.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

¿Qué opinas?