Almaraz define su reelección

CUADRANTE POLITICO—————
POR FERNANDO ACUÑA PIÑEIRO—-

Escribo por la tarde, con las llamadas a misa esparciéndose sobre el rostro en reposo de la ciudad. Una delgada telaraña de sombras acaba de cubrir las ramas de los naranjos.

El último domingo de noviembre se aleja, con su carga de incógnitas y silencios: la sucesión peñista, los candidatos del gobernador Cabeza de Vaca, y la reelección de los alcaldes priístas, son temas cada vez más inquietantes. La altura de la pirámide, tal vez se devele mañana, o ya muy pronto. La parte media, o sea los hombres y mujeres del cabecismo electoral, solo esperan la voz de arranque.

¿Y el tema básico de las reelecciones municipales? Merecen un vistazo.

Una de ellas, la del alcalde Oscar Almaraz, sigue constituyendo un misterio, pero ahora ya no tanto. Justo ahora, en este instante crepuscular, toco a las puertas del twitter donde el jefe político victorense, suele enviar mensajes, a la opinión pública. El más reciente de ellos me llama poderosamente la atención. Se los comparto, todavía calientito:

“Este año dimos un paso importante, en obras para escuelas, juntos lo logramos, vamos por muchas más, en el 2018!”.

La mención del futuro y la certeza de su vigencia, al frente del ayuntamiento, dan la pauta a todo buen entendedor, para interpretar que, Oscar va por un segundo periodo de poder político y administración, en el palacio del diecisiete.

Pero las verdaderas señales, ciertamente no las localizo en el espacio del internet. Aquí, solo a diez pasos de mi casa, al llegar a la esquina de la calle principal, veo que, la pavimentación de la vía de acceso y salida de esta colonia, será pavimentada por completo. Es la primera obra de este tipo en varias décadas.

Si el trabajo supera cualquier grilla, entonces es muy probable que, Oscar intente por esa vía, someterse a la aprobación ciudadana.

En los hechos, el alcalde gana. En la especulación y la penumbra, sus adversarios, desean sacarlo del juego. Veremos que sucede.

———BARDAN LA LLAVE MAESTRA DEL CABECISMO, CON AMLO—-

Los tiempos políticos que se avecinan, no pintan del todo claro, para el PAN. El partido fundado por Manuel Gómez Morín, se enfrenta a la paradoja de un crecimiento insólito, pero sin un liderazgo unificador.

Margarita renunció. Anaya se encuentra acorralado, y Moreno Valle, nadamás no crece. Mientras tanto el tiempo pasa, y la figura de López Obrador, sigue avanzando como puntero.. En Tamaulipas, el cabecismo está echando mano de su asesor estelar, Cuitlahuac Bardán Esquivel, para tender puentes, con el caudillo de MORENA. CBE, viene de esa fragua histórica, donde se forjó la izquierda vigente.

Cuitlahuac Bardán forma parte importante del proceso político, registrado por la izquierda democrática, y su poder ininterrumpido, a lo largo de 20 años completos, en la capital de la república.

De esas dos décadas, han surgido dos candidaturas presidenciales, que han intentado tres veces llegar al poder: la de Cuauhtémoc Cárdenas, (1988, 1994 y 2000) y la de AMLO, (2006, 2012 y 2018), aunque esta última, por las siglas de MORENA, que surge como un deslinde de la izquierda más avanzada, ante el desgaste y la corrupción del PRD.

La parte medular de la izquierda perredista y morenista, que hoy se mueve en el país, y que podría incidir, de una o de otra manera, en el cambio político de éste 2018, se generó en el gobierno de Marcelo Ebrard, en el periodo 2006-2012.

Dos personajes claves, Miguel Ángel Mancera y Alejandra Barrales, participaron como Procurador y como Secretaria de Turismo, en ese sexenio. Aunque, después Mancera, traicionaría a Marcelo.

La relación de hermandad de Ebrard, con Andrés Manuel sigue siendo incuestionable. Tan cierto como que, regresará en el 2018, para hacerse cargo de la campaña de López Obrador. Por ahora, no debemos perder de vista al equipo que gobernó en ese periodo, la ciudad de México.

En ese tiempo, el primer asesor del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, Cuitlahuac Bardán Esquivel, se encontraba, por lo menos, entre los primeros 10 funcionarios más cercanos al entonces jefe político del Distrito Federal.

En un análisis sobre el círculo más cercano a Ebrard, el asesor Bardán figuraba en el primer equipo del jefe de la Oficina de Gobierno, René Cervera García. Ambos renunciaron a sus cargos en agosto del 2010, para presidir la Fundación Equidad y Progreso, que serviría para proyectar la candidatura presidencial de Ebrard, por el PRD, en el 2012. Finalmente se impondría el Peje. Pero entre ambos equipos, no hubo rompimiento.

El pasado nueve de Abril de este año, Cervera y otros notables ebradoristas, firmaron un pacto de unidad con López Obrador.

Los ebradoristas están de vuelta. Y en Tamaulipas, uno de ellos, es la llave maestra, para tender puentes con AMLO. Cuitláhuac, es pieza clave.

¿Qué opinas?