AL VUELO-Alianzas

Por Pegaso

Andaba yo volando acá y acullá, por las colonias del sur de la ciudad, donde se organizaron diversos festejos del Día del Niño por parte de la Presidencia Municipal.

Con un despliegue de esfuerzo es que se hicieron llegar a más de quince mil peques los regalos, piñatas, dulces, payasos y diversión en general.

En cada uno de esos lugares estuvo presente la alcaldesa Maki Ortiz, con su inseparable equipo de cercanos colaboradores.

Y después de los niños, vinieron los trabajadores.

Durante el desfile obrero que se realizó ayer, primero de mayo, Maki estuvo al frente del numeroso contingente y luego acompañó a los líderes en el templete durante las casi tres horas que duró el evento.

Hubo comentarios, por supuesto, en torno al acercamiento con uno de los sectores más fuertes del PRI, como es la CTM.

Lo mismo se dijo con anterioridad en relación con el grupo político de Oscar Luebbert, y su esposa, la Diputada Federal María Esther Camargo.

A mí, como Pegaso politólogo que soy, no me extraña para nada este tipo de sucesos porque ya se han dado no sólo en México, sino en todo el mundo.

Un candidato (a) que llega a la presidencia por un partido, un partido que le da la espalda desde el principio, un presidente (a) que busca alianzas externas para enfrentar los embates de SU propio partido político…

La cosa está bien clara. Si como dice el conocido aforismo: “Los enemigos de mis enemigos son mis amigos”, era sólo cuestión de tiempo y oportunidad.

Recién leí en una noticia nacional que el propio ex presidente Felipe Calderón amaga con renunciar al PAN por no estar de acuerdo con la política parcial del “Chico Maravilla” Ricardo Anaya.

Calderón defiende a capa y espada la posible candidatura de su esposa Margarita Zavala, quien es gran amiga de la Presidenta Municipal de Reynosa.

Todo apunta hacia el 2018 y al parecer, es casi inminente la escisión de ese poderoso grupo político en todos sus niveles.

He sido testigo, porque he asistido a casi todas las sesiones de Cabildo, cómo una fracción del PAN opera en contra de la alcaldesa.

Se vota en bloque contra las propuestas de la Presidenta.

Jamás en Reynosa había ocurrido una situación como la que prevalece actualmente dentro del órgano colegiado.

Cuando había presidentes municipales priístas, la oposición era una absoluta minoría; se repartían las migajas el PAN y el PRD.

Recuerdo que en la Administración 2002-2004, cuando fue alcalde Serapio Cantú Barragán, éste tenía el apoyo de los 14 regidores y los 2 síndicos de su partido, el PRI, y había 4 ediles del PAN, Rogelio García Nieto, José Alvaro Garza Salinas, Maki Ortiz Domínguez y Juan José Pérez García, 2 del PRD, Héctor Martín Garza González yJosé Alfredo Castro Olguín, y uno creo que de Convergencia, Eliud Treviño Guerrero.

Fue una Administración sui géneris por la cantidad de figuras políticas que hubo dentro del Cabildo y que hoy siguen en primer plano.

Quien daba una bizarra pelea y casi siempre cuestionaba las decisiones de Serapio Cantú era Héctor Garza González, hoy coordinador estatal de MORENA, con el apoyo de Alfredo Castro Olguín, hoy Primer Síndico.

Fuera de ahí, los cabildos de las demás administraciones fueron la mar de tranquilos, porque las fracciones opositoras eran minoría y daba incluso para conseguir las dos terceras partes, cuando se trataba de tomar decisiones trascendentales.

En el 2016 ganó el PAN la Presidencia Municipal de Reynosa.

Muchos pensamos que los catorce regidores panistas arroparían a la alcaldesa, pero no fue así.

En los primeros meses de su gestión, la propia edil se dijo víctima de acoso político por parte de su partido y desde entonces, todo ha sido caminar cuesta arriba.

Recientemente el Cabildo tomó una decisión importante al aprobar la adquisición de maquinaria y el arrendamiento de inmuebles, pero eso fue con mucho esfuerzo y tras prolongadas discusiones.

Hace unos días el Comité Directivo Estatal decretó retornar el Comité Municipal del PAN a su condición de Delegación para tratar de frenar la posibilidad de una posible reelección de Maki para un período más de 3 años al frente de la Administración Municipal.

Con Margarita Zavala, “la Candidata de la Chalina”, con un pie fuera de Acción Nacional y con una alcaldesa victimizada por su propio instituto político, nada raro sería que se diera una importante escisión y se buscaran nuevas alianzas estratégicas.

Ya dije que eso ha pasado en otras partes a lo largo de la historia y seguirá pasando, porque así es la política.

Finalizo con el refrán estilo Pegaso que dice: “Denominemos a la pieza de masa horneada, pieza de masa horneada, y al jugo de vino fermentado, jugo de vino fermentado”. (Hay que llamar al pan, pan y al vino, vino).

¿Qué opinas?