Saturada Casa del Migrante, recurren a casas de campaña para brindar atención

Las casas del migrante lucen sobre saturadas, en el caso de «Amar», hasta el momento alberga a 385 migrantes, que duermen en casas de campaña en el patio de este refugio, ante la indiferencia del gobierno federal que poco o nada hace para remediar el problema de la migración en México.

Aarón Méndez, presidente de la casa del migrante Amar, declara que desde el año pasado se vieron rebasados en su capacidad y hoy día casi se cuadruplica el número de personas que se albergan en este lugar, siendo la mayoría de origen mexicano y los demás de Angola, Brasil, Congo, Cuba, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Perú, Panamá, El Salvador, Dogo y Venezuela.

«Después de los mexicanos que son 101, el país que sigue es Cuba con 96 personas y además tenemos 67 del Congo, de Angola 5 y de Togo 2; no los podemos recibir a todos pero vemos la necesidad y los problemas de los niños y tratamos de recibir a la mayor cantidad posible», destacó.

Detalló que para poder aceptar a algún migrante que venga con intenciones de pedir asilo político o humanitario le solicitan sus documentos para constatar que el trámite está en proceso; y además deben aceptar el reglamento de la casa «Amar».

Señaló que ante esta situación es muy útil, pero resulta insuficiente el apoyo que reciben de las autoridades municipales y los bienhechores que tienen en la casa para dar cobijo y alimentos a tantas personas, por lo que esperan recibir otros apoyos del estado y la federación.

«Batallamos mucho con la alimentación y los dormitorios que no son suficientes, por fortuna en la salud todos están bien, pues el personal del Sector Salud viene a revisarlos periódicamente para evitar y prevenir enfermedades que pudieran complicar su estancia aquí», afirmó.

Destacó que buscara el apoyo de algún empresario que se dedique al ramo de la construcción para ver la posibilidad de construir nuevos dormitorios y habilitar más espacios en el patio de la casa, donde por el momento se están quedando los migrantes en casas de campaña.

Blanca Huizar

¿Qué opinas?