Sueños…

0
78

Además de las deficiencias en el sistema educativo es la política lo que ha contaminado su ambiente, lo ha convertido en poco funcional y en ocasiones digno de tirarse al sesto de la basura.

No es un invento, el atraso escolar que padecemos en Tamaulipas tiene su origen precisamente en la forma que se utilizó a los maestros como soldaditos del PRI, conscientes de la realidad (y porque no aborrecen trincheras sino que se ponen a trabajar) se abusó de muchos de ellos, se les redujo a simples levantadores de datos de credenciales de elector en el mayor de los casos y en otros a comparsas, a ser los que ponían el ambiente con el acarreo masivo del que eran objeto cuando se les sacaba de clases sin importar que cientos de escuelas se quedaran vacías.

Producto de la esa situación algunos, la gran mayoría de los profesores, emigraron al PANAL solo para ser completamente rehenes de su sindicato, de el SNTE, porque los mantuvieron (y mantienen) en el mismo lugar, en el mismo puesto, pero con diferente amo, jefe, o cómplice, según se desee ver la situación o sea el caso.

Para nada es criticable la participación de los maestros en la política, es más, sería un suicidio para esta sociedad sacarlos de esa actividad, el maestro conoce la realidad de su entorno, como se sufre en las escuelas, como la pobreza va deteriorando cada vez más las relaciones sociales al grado de que la delincuencia ocupa espacios antes inimaginables y, por supuesto, debe tener una idea de las soluciones, en ese sentido hay que ocuparlos.

Por eso valoramos el trabajo político de los maestros, de quienes apoyan al PANAL, al PRI, al PAN, al Verde Ecologista, a la izquierda, se les necesita, se requiere que esos liderazgos suban al poder o estén cerca del mismo siempre y cuando tengan la conciencia de lo que van a realizar y persigan una lucha por hacer más igualitario a este país, nunca para enriquecerse.

Suena bonita, y hasta digna de encuadrarse, la declaración que hace en ese sentido el dirigente de los maestros en el Estado, Arnulfo Rodríguez Treviño, afirma el todavía dirigente del SNTE que no persigue el puesto de Senador por dinero, menos por poder, sino para impulsar reformas en el sistema educativo que lo saquen del atraso en que se encuentra.

Por supuesto, para pararse y aplaudir a rabiar la declaración de Diódoro Guerra Rodríguez, Secretario de Educación en Tamaulipas, que afirma que no se permitirá la política en las aulas, que el maestro tendrá que someterse a los planes de estudio y dejar la grilla para cuando terminen sus horarios laborales.

En contra de los dos antes citados esta toda la historia, los dirigentes sindicales del magisterio han llegado a puestos de poder envidiables solo para enriquecerse, groseramente son dueños ahora de una pequeña fortuna cuando carecían hasta de lo mínimo para vivir bien, en la Entidad el caso de Oscar Martín Ramos Salinas puede ser un ejemplo.

Peor la situación de los ex Secretarios de Educación, todos han tratado de llevar agua a sus molinos, a servirle al PRI con todo el descaro del mundo al grado que permitían (siguen permitiendo) que por la simple razón de una reunión sindical, del PRI, o del PANA, se suspendieran clases.

Por buena voluntad, por así convenir a Tamaulipas, hay que darles el beneficio de la duda a Arnulfo y a Diódoro, sin embargo bien vale la pena que toda la sociedad se ponga a vigilar que pasará en las escuelas durante este proceso electoral, denunciar cualquier cosa que este fuera de lugar o que ponga en riesgo la buena marcha del ciclo escolar.

Por tradición el maestro es un activo de esta sociedad, le gusta andar en los grandes eventos pero no aborrece los trabajos más humildes, los buenos maestros son buenos líderes, los malos maestros son los que echan a perder todo desde el avance democrático de este país hasta la posibilidad de que millones de niños salgan de la pobreza porque los tienen sumidos en el atraso escolar por privilegiar la grilla.

Tiene razón, parecen un invento para quedar bien las palabras de Arnulfo y de Diódoro, ni uno parece tan bueno como dice serlo ni el otro tan valiente como para frenar al sindicato, el caso es que sus dichos son una maravilla y hay que apoyarlos, de lo contrario hacer que funcione una auditoria social que sea capaz de obligarlos a realizar las cosas que dicen, es decir, que aterricen en los hechos todos sus dichos, que se pase a la realidad en lugar de andar eructando sueños…

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también la cuenta de facebook y el correo electrónico para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

¿Qué opinas?