Rubén Narváez y su breviario de la amistad

0
102

PRESENCIA
ANA LUISA GARCÍA

Falleció Rubén Narváez, autor de la columna Diagnóstico Político, la cual empezó a escribir en el periódico El Mercurio y en los últimos años en el Expreso, ambos de esta capital. Fue quizá en el sexenio de Emilio Martínez Manautou cuando tuvo sus mejores tiempos en el contexto de una apertura amplia en el ejercicio de las libertades para los medios de comunicación.

Dotado de un gran sentido del humor, una malicia innata, mezclado con el anecdotario de la picaresca política sólo podía dar como resultado escritos que se convirtieron en esos tiempos y los del americanismo, en una lectura obligada por la burocracia de alto nivel.

Rubén Narváez se formó en las altas esferas del poder político en la ciudad de México y un buen día decidió regresar a su estado natal, originario del Puerto de Tampico, sin embargo prefirió Cd. Victoria por ser sede de los poderes y la arena perfecta para ejercitar sus experiencias.

Comparto en seguida un fragmento de lo que el tituló “Breviario de la Amistad”, publicada en 1998, lo enmarcó y lo obsequió a varios de sus amigos, entre ellos una servidora. No dice en que periódico se publicó, pero es una colección de conceptos sobre la amistad recogidos entre políticos tamaulipecos, entre ellos el Lic. Ascención Maldonado, Manuel Montiel, Álvaro Villanueva, Bruno del Río, y el propio Rubén Narváez. Además de algunas figuras universales y de otras entidades del país. Aquí van…

La única amistad duradera es la que se pacta con separación de bienes. (Ascención Maldonado); Al viejo amigo que traiciona, se le sigue saludando ocasionalmente, pero como si le llevaran flores al panteón. (César Saavedra +); Los grandes amigos pueden clasificarse en tres grandes categorías, los amigos de fortuna, los de mesa y los de servicio: los primeros se despiden cuando se despide la fortuna; los segundos desaparecen cuando se quita la mesa y los últimos se van cuando se acaba el servicio. (Guillermo H. Zúñiga).

Hay tres clases de amigos, los que callan un favor, los que lo cobran y los que lo vengan. (Manuel Montiel). Aunque se hagan esperar demasiado, los amigos que nos visitan con dinero nunca llegan tarde. (Pedro Alfonso García). Cuando la fortuna sonríe ¿Qué necesidad hay de amigos? (Álvaro Villanueva).

Los amigos son como las escaleras, después de ayudarnos a subir, estorban. (Manuel Ramos Gurrión). El que es amigo de todos, no es amigo de nadie. (Juan Cruz Villarreal +). Los amigos van y vienen, pero los enemigos se acumulan. (Bruno del Río).

El hombre no tiene amigos, sólo tiene, y eso algunas veces, un poco de suerte. (Napoleón Bonaparte). Si todos los amigos fueran tratados como se merecen ¿quién escaparía del látigo? (Shakespeare). Antes, tener un buen amigo era como poseer un tesoro, pero ahora se requiere poseer varios tesoros para poder comprar un buen amigo (Rubén Narváez).

Si en alguna parte de la lectura de su “Breviario de la Amistad” le arrancó una sonrisa, esa será la mejor despedida que le podemos ofrendar a Rubén Narváez. Descanse en paz maestro.

¿Qué opinas?