Ocho contra uno

0
52

Noche de miércoles. Dos largas horas de entrevista presidencial con ocho comunicadores que en todo momento parecieron demasiados para un FELIPE CALDERÓN inclinado al razonamiento largo y meticuloso y que acaso habría sido mejor aprovechado en un esquema más selecto de interlocutores.

La verdad no le vi mucho caso al retorno (así sea circunstancial) de un VICTOR TRUJILLO siempre sobreactuado y cuyo permanente gesto de crispación nos hace extrañar la relajada desfachatez de su alter ego BROZO.

Igual creo que ya alcanza el grado de obsesión personal esa inquina terca y recurrente de CARLOS LORET contra los ex-gobernadores de Tamaulipas señalados por investigaciones recientes.

Lo de LORET se ha convertido en compulsión insana el traer siempre en la punta de la lengua y a flor de piel el asunto de los ex-mandatarios, no se si como cruzada particular o encomienda divina.

En su oportunidad frente a CALDERÓN el conductor se lanzó de nuevo a la carga contra sus demonios íntimos, invocados con nombre y apellido.

Se toparía entonces con una respuesta presidencial deliberadamente fría que no antepone juicios ni asume culpabilidades y sólo toma nota de una averiguaciónen marcha al norte de la frontera. Punto.

Poco que recordar de las preguntas formuladas por ADELA MICHA, como siempre la más flojita y plana del grupo.

El pulso fino lo llevó la quintilla formada por LEOPOLDO GOMEZ, JOAQUÍN LOPEZ DORIGA, DENISE MAERKER, CIRO GOMEZ LEYVA y CARLOS MARIN.

Apenas la semana anterior, MARÍN había entrevistado para MILENIO a VICENTE FOX dentro del programa “El asalto a la razón”.

Muy marcado, el contraste entre ambos personajes. Podemos querer o no a FELIPE CALDERÓN (incluso impugnarlo severamente) pero si algo habría que reconocerle es la congruencia de sus palabras, a diferencia de un FOX que ha hecho de la insensatez un estilo de vida.

Ciertamente, FELIPE ya se va y por ello había adelantado esta semana un discurso que tiene todo el empaque de mini-informe y hasta de despedida.

Fue, sin duda, el último mensaje a la nación antes de que la veda lo alcance para pasar el micrófono a los candidatos presidenciales.

Se diría que la transición ya empezó con un mandatario que a partir de ahora deberá trabajar con sordina y permitir que hablen las campañas.

En los próximos tres meses CALDERÓN será un jefe de estado acotado en sus facultades expresivas y solamente retomará la voz cantante cuando deba anunciar el nombre del ganador la noche del primero de julio.

Aun para quienes odien ardientemente a FELIPE vale la pena recomendar esta larga e instructiva charla de fin de sexenio, hoy disponible en la página oficial del programa:

http://tvolucion.esmas.com/noticieros/tercer-grado/

Desde luego, CALDERÓN negó tener alguna suerte de fobia contra ENRIQUE PEÑA NIETO, defendió con osada firmeza a su titular de Seguridad GENARO GARCIA LUNA y también la polémica obra bicentenaria conocida como “Estela de Luz”.

No dudó en calificar el perdón que le concedió hace poco LOPEZ OBRADOR como una actitud de “perdonavidas”, se expresó bien (hasta donde pudo) de JOSEFINA VAZQUEZ MOTA y aseguró no temer a una nueva alternancia que incluya el retorno del PRI a Palacio Nacional.

No está de acuerdo con el concepto foxiano de “pareja presidencial” y como abogado fue puntual al señalar la naturaleza personal e individual del poder ejecutivo elegido en las urnas.

Sin duda, uno de los pasajes más interesantes de su comparecencia ante este grupo de comunicadores ocurre cuando aborda el entorno global de la escalada delictiva que hoy sufre México.

Y también al detallar las razones de su reiterado reclamo al gobierno de Estados Unidos por el pobre combate al lavado de dinero y el tráfico de armas.

En fin. En razón del periodo vacacional conocido como “semana mayor”, esta columna dejará de publicarse del lunes 2 al viernes 6 de abril, para retornar a la actividad normal el lunes 9. ¡Pásenla bien!

 

lopezarriaga21@prodigy.net.mx

¿Qué opinas?