No le echen la culpa a la prensa

0
66

C R O N I C A S P O L I T I C A S

Se hacen los zonzos y no atienden a Enrique Cárdenas

Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— La comisión nacional de justicia partidaria, del PRI, usó 22 páginas en explicaciones técnicas legaloides, para decirle a Enrique Cárdenas del Avellano, que su petición de liberar la convocatoria para elegir nueva directiva estatal en Tamaulipas no es procedente y que se tiró a la basura.

Cárdenas del Avellano, ex presidente estatal del PRI, sabe de estos trucos y ni se inmutó. Ahora apela a la intervención del árbitro electoral, estatal o nacional, para obligar al PRI de Enrique Ochoa Reza, a cumplir lo que ordenan sus propios estatutos.

Este litigio ya se hizo viejo y la única ganona es Aída Zulema Flores Peña, pues en su calidad de presidenta interina del partido tricolor hace un uso discrecional de las prerrogativas que le entrega mensualmente el gobierno, superior a los tres millones de pesos.

El PRI de Tamaulipas está en liquidación a pesar de la inminencia de la elección presidencial, de renovación del Congreso de la Unión, y de presidentes municipales.

Un veterano periodista que ha prestado servicios profesionales en el gobierno y en el PRI, se lamenta de la ingratitud de tantos políticos que se hicieron millonarios en el servicio público, y que ahora no mueven un dedo en favor de ese partido.

Todos ellos están esperando que se produzca una solución milagrosa que no les cueste un peso y que les permita seguir escalando posiciones para mantenerse unidos a la ubre, casos concretos de Baltazar Hinojosa Ochoa y Edgar Melhem Salinas.

La comisión nacional de justicia partidaria del PRI explica en su mamotreto, que no tiene razón Enrique Cárdenas del Avellano en su reclamo de protección a sus derechos políticos, debido a que hizo un mal cálculo aritmético.

Aída Zulema Flores Peña tenía un plazo de 60 días para convocar a la elección de un nuevo presidente estatal en sustitución de Rafael González Benavides, que aventó el arpa debido a que Egidio Torre Cantú le regaló como compensación de salida, una diputación local, plurinominal.

Aída Zulema le pegó al occiso, no convocó y desde entonces se ha embolsado un impresionante número de billetes, aunque las malas lenguas aseguran que han ido a parar a las alforjas de Egidio Torre Cantú.

La sesuda explicación aportada por el CEN del PRI, es que Cárdenas del Avellano contabilizó en el plazo legal para convocar a elecciones, los días inhábiles, de tal manera que Enrique se equivocó por siete días en su exigencia, y por ello perdió el pleito.

Los genios del PRI le sacaron la vuelta al meollo del asunto, es decir, la demora en emitir la convocatoria, y se perdieron en explicaciones leguleyas para justificar que no acatan lo que ordenan los estatutos.

Enrique Cárdenas sabía de antemano el desenlace del litigio y por eso le avisó a Enrique Ochoa Reza, que su siguiente jugada política sería directamente en su contra, por estar operando en rechazo de los intereses del partido y de sus militantes, de una manera deliberada.

En otros temas, la nueva Secretaria de Salud de Tamaulipas, forastera, nombró a una nueva directora del Seguro Popular, que ella ocupaba, resultando ser, también, otra forastera.

Por supuesto que no tenemos nada en contra de profesionistas ajenos a Tamaulipas, porque pueden ser tan capaces y responsables como nuestros paisanos. Pero nos asalta la duda de si acaso no producen las Universidades locales, elementos capacitados para asumir esas responsabilidades.

Esta columna está rabona este día, por culpa de un viaje precipitado de Reynosa a Ciudad Victoria. No es excusa pero, nos asustó un grupo de halcones apostados en la gasolinería frente a la carretera de cuota que lleva al puente internacional Pharr, Texas.

Se comportan con tanta desfachatez y exhibiendo sus armas, que dan a pensar en que las autoridades los protegen.

Releyendo una columna escrita hace un año por el Maestro Carlos F. Salinas Fernández, (23 de abril de 2016), relativa al primer debate entre los candidatos a Gobernador de Tamaulipas, nos hizo recordar que la característica de la confrontación, fue el intercambio de acusaciones mutuas de que pertenecían al narcotráfico.

(El PRI de la época desconoció a sus tres candidatos a presidentes municipales del enclave donde manda la Columna Armada “Pedro J. Méndez” y se hizo una denuncia formal ante la PGR y la Secretaría de Gobernación, pero nunca se informó del desenlace del espinoso asunto).

Tamaulipas está convulsionado por la narco-violencia que se ha recrudecido en los últimos seis meses, justo cuando se inauguró un nuevo gobierno estatal bajo las siglas del PAN, aunque sería injusto atribuirle a Francisco García Cabeza de Vaca cualquier responsabilidad sobre el caso, pues las fuerzas armadas siguen manejando al Grupo de Coordinación Tamaulipas.

Secuestros, extorsiones, robos, levantones, ejecuciones y otra serie de delitos encuadrados en el rango federal, dan a Tamaulipas triste celebridad a nivel nacional, pues tenemos varios primeros lugares que son para llenar de vergüenza a cualquiera.

PGR y Gobernación tienen información puntual y completa sobre quién es quién y hasta quién con quién en Tamaulipas, tratándose del crimen organizado. Pero no actúan en consecuencia atendiendo estrategias políticas incomprensibles para el ciudadano de la calle.

El abatimiento del líder criminal de la zona centro, que tenía su sede en Ciudad Mante pero que era nativo de Xicoténcatl, mantenía relaciones políticas de alto nivel que no eran desconocidas para Miguel Angel Osorio Chong. Pero fingen ignorancia.

El tema es pertinente porque tenemos los tamaulipecos en puerta un proceso electoral para renovar Presidencia de la República, Senado, cámara federal de diputados y presidentes municipales, en 2018.

Pero este mismo año, se renovarán las gubernaturas de los Estados de México, Coahuila y Nayarit, en el marco de los consecutivos escándalos por la aprehensión de los ex Gobernadores de Tamaulipas, Tomás Yarrington Ruvalcaba, y de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

Enrique Peña Nieto y el PRI quieren usar la caída en desgracia de ambos políticos, para tratar de demostrar que combaten a la corrupción y que serían incapaces de llevar al poder a especímenes de esa calaña.

Ricardo Anaya Cortés tampoco puede presumir como presidente nacional del PAN, que son inmaculados pues el ex Gobernador de su partido en Sonora, Guillermo Padrés Elías, permanece preso, y es la mejor demostración de que también prohíjan a funcionarios duchos en robar dinero del tesoro público.

Y lo peor está por venir pues el gigante Odebrecht de Brasil, acaba de ser multada en Estados Unidos, con el pago de dos mil seiscientos millones de dólares, por su aceptación de entregar sobornos en todos los países donde hace negocios, incluido México.

Este consorcio maneja una gran diversidad de actividades comerciales y está documentado que consiguió contratos gubernamentales a cambio de moches por millones de dólares, tanto en el gobierno del panista Felipe Calderón Hinojosa, como en el actual que está en manos del priísta Enrique Peña Nieto.

Por supuesto, las revelaciones de la entrega de dinero a funcionarios mexicanos para ser favorecidos por contratos irregulares, se produjeron en Estados Unidos, pues de otra manera, aquí habrían sido ocultados.

Lo cierto es que habrá una sacudida sobre Calderón y Peña Nieto y sus respectivos partidos políticos y candidatos, que los llenará de lodo como antes los llenó de millones de dólares, haciendo disminuir sensiblemente sus expectativas de éxito en las urnas.

Sobre el mismo tema, el columnista metropolitano Raymundo Riva Palacio publicó una columna con el título de El Ferrari de Duarte, donde revela que el ex Gobernador de Veracruz obsequió al Presidente Peña Nieto un lujoso y caro vehículo de esa marca, aunque reconoce que no encontró evidencias de ello en el estacionamiento de Los Pinos.

No sabemos si tenga conexión, pero ocurrió un episodio interesante en la carretera Nuevo Laredo-Monterrey, en septiembre de 2016, cuando un vehículo marca Koenigsegg CCX, el único de su clase en México, fue chocado y destruido por la impericia del conductor, que se identificó como empleado de la Presidencia de la República, lo mismo que su acompañante. Tenía un valor de 25 millones de pesos.

A propósito de Nuevo Laredo, el presidente municipal Enrique Rivas Cuéllar visitó cuatro colonias para arrancar simultáneamente, obras de pavimentación de calles por un valor global de casi 20 millones de pesos, en cumplimiento de compromisos pactados.

La regidora de la comisión de obras públicas Patricia Ferrara Theriot, otros miembros del Cabildo y el Secretario de Obras Públicas, Rubén Ramos García, acompañaron a Rivas Cuéllar en esta gira de trabajo.

Dijo el presidente municipal a los vecinos, que Nuevo Laredo tiene prisa por llegar a mejores estadios de superación y progreso, especialmente si se trata de infraestructura urbana, y por eso imprime un ritmo acelerado a su programa de trabajo.

Hizo destacar el licenciado Enrique Rivas Cuéllar, que algunas calles recibirán el beneficio del concreto hidráulico, en tanto que en otros casos, será la primera vez que tengan el tendido del asfalto.

Por su parte, la UAT está desarrollando investigaciones que se traducen en proyectos de desarrollo económico regional, para aprovechar las vocaciones naturales de cada lugar, como es el caso específico de Ciudad Mante.

Un artículo periodístico de Jorge Alberto Pérez González, “Empresarios con visión”, (El Mercurio de Tamaulipas, domingo 19, página 7A), alude con su malicia característica, a una situación de inseguridad pública que no se atiende por andar cumpliendo venganzas políticas, y de paso, da un rozón a la auto-censura en los medios de comunicación, por exceso de prudencia.

Pertinente el tema porque la cita de Optimus, el autor que comentamos, nos permite redondear una reflexión acerca de la diferencia que existe entre la influencia que ejercen, cada quien en la sociedad a la que sirven, el periódico El Norte, de Monterrey, y la prensa de Tamaulipas.

El Procurador General de Justicia de Nuevo León recién acaba de despedir de sus empleos a su señor padre, su hermano, su hija y hasta al yerno, pues revelaciones de la prensa reynera detonaron un escándalo por presumirse tráfico de influencias.

En el arranque del gobierno de El Bronco Jaime Rodríguez Calderón, hace un año, la prensa también jugó un papel importante para hacer destituir al sub-secretario de administración, culpable de comprar al triple de su valor, 200 mil cobijas para repartirse entre los pobres.

En Nuevo León, las denuncias periodísticas de corrupción gubernamental son atendidas y tienen repercusiones que hacen mover los resortes judiciales para ir contra los presuntos infractores de la ley.

En cambio, la prensa de Tamaulipas (un sector de la prensa, por supuesto) publica de manera consuetudinaria, situaciones de probable violación a la ley por parte de funcionarios públicos que habrían caído en la tentación de embolsarse dinero ajeno, particularmente durante el sexenio de Egidio Torre Cantú. Y no pasa nada.

Queremos creer que la diferencia entre la influencia de El Norte en Nuevo León y el escaso punch de la prensa de Tamaulipas, radica en el hecho que la sociedad de la vecina entidad federativa, es más organizada, madura, demandante, crítica, exigente, especialmente entre los sindicatos patronales.

La propia clase política de Nuevo León le lleva un paso adelante a la de Tamaulipas, pues ha sido justamente esa sociedad moderna y actuante, la que ha alentado la alternancia de partidos en el poder, llevando al panista Fernando Canales Clariond a la gubernatura, en 1997.

Nuevo León es cuna del Partido del Trabajo y ha aportado este Estado hijos suyos notables al ejercicio del poder federal, como Alfonso Martínez Domínguez, el propio Canales Clariond, que ha sido Secretario de Estado en tres ocasiones diferentes; Raúl Salinas Lozano y su hijo Raúl Salinas de Gortari, titular de Industria y Comercio, y de CONASUPO, respectivamente; Santiago Roel, Reyes Tamez Guerra, Fernando Elizondo Barragán, y actualmente Ildelfonso Guajardo Villarreal, en el Gabinete de Peña Nieto.

Tamaulipas carece de una iniciativa privada articulada, a nivel local, a nivel estatal. Le falta dinamismo, emprendimiento, iniciativa, fortaleza. Cada grupo jala por su lado y se contentan con estar en buenos términos con el gobierno de turno, para recibir un trato conveniente, así se cometan las peores aberraciones.

Tenemos en Tamaulipas un poder legislativo sometido al poder ejecutivo, ahora con el PAN, como antes con el PRI. No cumplen los diputados locales sus funciones constitucionales de ser contra-peso del Gobernador ni ejercen una real fiscalización del gasto público.

La contraloría sigue siendo un adorno, como antes lo fue con el gobierno del PRI. La ley de transparencia y acceso a la información es letra muerta, porque los comisionados estatales designados para darle cumplimiento, cobran de la mano a la que no se atreven a husmear siquiera.

En estas condiciones de raquítica conciencia social y de servidumbre política, es difícil que una denuncia periodística sea atendida y resuelta en términos de ley, pues se ha hecho una costumbre que los funcionarios descubiertos en probable prevaricación se rían en la propia cara del comunicador, por la impunidad que tienen.

Redondeamos el tema con esta opinión. La prensa cumple en Tamaulipas, su función social denunciando a servidores públicos sospechosos de aprovechar sus cargos para satisfacer ambiciones personales reñidas con la ley.

Pero no puede llevarlos al Ministerio Público ni ponerlos a disposición de un juez. Eso le corresponde exigirlo a los representantes de la iniciativa privada, a los organismos empresariales, a las barras de abogados, a clubes sociales, a las fuerzas vivas.

Coincidentemente, el senador estadounidense y ex candidato presidencial, republicano como Donald Trump, John McCain, hizo un llamado en su país a atender las lecciones de la historia, que enseñan que los dictadores empiezan a serlo reprimiendo a la prensa.

Fue una catilinaria dirigida implícitamente a Trump, por su nueva embestida contra la prensa de su país, a la que calificó de ser “enemigo del pueblo”.

Lo primero que hacen los dictadores es callar a la prensa, dijo McCain. Y recomendó “si quieres preservar la democracia como la conocemos, tienes que tener una prensa libre, y muchas veces, adversaria”.

Sabias palabras. El que tenga oídos, que oiga, dice la Biblia.

En otros temas, el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca inauguró en Tampico una reunión mundial de ganaderos y en su discurso les ofreció un apoyo económico extraordinario, que tomaría del fondo de ahorros derivados del plan estatal de austeridad.

Buenas intenciones nacidas seguramente de la euforia de sentirse entre amigos, pero difíciles de cumplir, al menos por lo que respecta al fondo de austeridad.

El plan estatal de austeridad anunciado el 2 de febrero contiene diez acciones con las que pretende ahorrar el gobierno del Estado 680 millones de pesos este año, para destinarlo “a los grupos de la población que más lo necesitan”.

El punto número tres de este Acuerdo establece la construcción de comedores comunitarios que servirán diez mil alimentos diarios. En este rubro se irá la mayor parte de los 680 millones.

El punto número siete del Plan, obliga a canalizar recursos a productores agropecuarios en zonas menos desarrolladas. Los ganaderos reunidos en Tampico son propietarios de hatos de alto registro, porque lo suyo es una actividad particular eminentemente lucrativa.

Por cierto, la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas publicó desplegados de felicitación a los soldados por celebrar su Día. Firman Oswaldo Cházaro Montalvo como presidente; Salvador Alvarez como tesorero, y como secretario, el victorense Homero García de la Llata.

En Ciudad Victoria, el presidente municipal Oscar Almaraz Smer participó en la ceremonia en honor de los soldados, en instalaciones del 77 Batallón de Infantería, donde expresó un reconocimiento para ellos, por su apoyo al restablecimiento de la paz y el orden en calles, plazas, campo y carreteras.

El jefe de la comuna de la capital de Tamaulipas, agradeció particularmente, la presencia de militares en eventos del gobierno municipal en colonias y ejidos, porque se ha preocupado por tender puentes de comunicación y convivencia entre los soldados y los ciudadanos.

Por su parte, el Secretario tamaulipeco de Seguridad Pública, declaró que debemos tener paciencia, pues los resultados del combate contra los delincuentes se empezarán a en dos o tres años.

El periodista Francisco Cuéllar trae el mismo discurso, pues en su más reciente columna, cita a un desconocido que asegura que los beneficios de la alternancia de partidos políticos en el gobierno del Estado, se notarán hasta dentro de 10 o 15 años.

Con todo respeto, suena a perdón, justificación, satisfacción, dispensa, absolución anticipados, por no haber cumplido el gobierno del cambio las expectativas inventadas.

Todo quedaría en un simple quítate tú, para ponerme yo.

Correoreo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

¿Qué opinas?