aaa rosa elena gonzalez1

Ni en la iglesia se salvan

VIDA DIARIA
ROSA ELENA GONZALEZ

Seguramente muchos mexicanos vieron algún segmento de la exitosa película El Padrino, es un film que narra la historia de un malvado mafioso italiano al que le rendía pleitesía todo mundo, hasta el clero.

En la película una buena cantidad de dólares servían para comprar conciencias de los más devotos clérigos para darle honorabilidad a la familia CORLEONE, el dinero les daba mando hasta en las iglesias y deja claro que hasta en los asuntos que se presumían de Dios tratan a la gente de acuerdo a su condición de poder, social o económico sin importar de donde provengan o los pecados que arrastren.

En muchas iglesias la humildad es letra muerta y se trata a las personas de acuerdo a intereses, complicidades o necesidades y no es texto solo de película de Hollywood, historias similares se escriben en todo el mundo, México no es la excepción, incluso en algunos casos se observa que la realidad supera la ficción.

En la capital tamaulipeca sucede, hay iglesias donde el dolor de unos vale menos que el de otros, que se atreven hasta separar las primeras filas con leyenda de reservado como si se tratara de eventos políticos para que familias de poder tengan su lugar lleguen a la hora que lleguen.

Va la historia, hace unos días en la iglesia Buen Pastor de la capital tamaulipeca sucedió un caso que llenó de indignación a un buen número de creyentes que acudían a ese recinto religioso para rezar y pedir a DIOS por el eterno descanso de sus seres amados.

En la iglesia se celebraban misas para varias personas por quien sus familiares pagaron, se supone que todos por igual, pero resulta que no todos los dolientes fueron tratados de la misma manera.

De entrada las primeras filas, bancas, de la iglesia fueron separadas con letrero de reservado como si fuera un evento político en lugar de un acto religioso de humildad donde debería predominar la sensibilidad.

Tres de las familias contrataron grupos musicales de la localidad para cantar en la misa, a dos de las agrupaciones, a pesar de haber llegado temprano no les permitieron instalarse pues el espacio estaba reservado para una sinfónica especial, acertó, contratada por la familia para quienes estaban separadas las primeras filas.

Quizá y la familia es benefactora de la iglesia en cuestión razón por la que, como los CORLEONNE, tienen sus privilegios pero igual el párroco o encargado de la parroquia pudo no haber dejado que se hicieran otras reservaciones, que la misa solo fuera para sus favorecidos y así no se hirieran susceptibilidades.

Al terminar la misa los inconformes manifestaron su enojo, una de las familias aparte del dolor por la pérdida de la Gran Madre, sufrieron el desdén de la iglesia en la que han creído toda su vida.

Grave porque la misa con los privilegios que la iglesia otorgó, cuando todos pagaron monetariamente lo mismo, pudo haber terminado muy mal pues dos de las familias dolientes estaban extremadamente molestas, hasta palabras altisonantes se escucharon.

Se dijo, los favorecidos, para los que se reservó como si fuera evento político las primeras hileras de bancas de la iglesia y donde solo sonó la orquesta que ellos contrataron, son familia de un exgobernador de Tamaulipas razón por la que la gente replicó, “Si así andan ahorita que ya no están en el poder como andarían cuando lo estaban”.

Al ver lo sucedido es cuando nos damos cuenta que situaciones como esa es lo que provoca qué muchos devotos de la religión católica pierden la fe y busquen refugio en otras iglesias.

En fin, la situación es que es un hecho que los intereses están hasta en los recintos de fe, que lamentablemente también caen en corrupción, en muchas de ellas aplica el refrán “A DIOS rogando y con el mazo dando”, queda claro que de intereses no se salvan ni las iglesias.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario