Mujer de corazón fuerte

0
51

No existe nada más grande que el amor de una madre para quien nada es más doloroso que el sufrimiento de un hijo, no existe nada más valiente que unos padres que en medio de la tristeza  luchan contra viento y marea en busca de una esperanza, una cura para salvar la vida de un hijo.

La naturaleza marca que todos los hijos de la creación al convertimos en padres somos capaces de luchar por la vida y felicidad de nuestros hijos con garras y dientes, aunque ahora eso es solo en teoría,  la realidad es que como humanos deberíamos de hacerlo siempre.

Pero la triste realidad es que en esta vida hay de todo, desde los padres que no merecen ese honroso título porque no son capaces de preservar la vida de un ser, pasando por los que con indiferencia traen hijos al mundo y los dejan a la buena de DIOS, y llegando a los que aman y protegen a sus hijos en todo momento, más en los difíciles porque nunca se quebrantan, no  se dejan caer sin buscar la solución, son los que aun en contra de todas las adversidades buscan una luz, una esperanza para darle vida a sus hijos.

Hay de padres a padres, por eso es digno de reconocimiento todos aquellos que no se dejan vencer ante una enfermedad por terrible que esta sea, pero más valioso es que luego de superar sus problemas se unan de corazón para aminorar el dolor de otros que también sufren lo que ellos sufrieron,  los apoyen moral y hasta económicamente, que busquen la manera de aferra a la vida a los niños.

Cuando a veces el dolor es más fuerte que el valor esta clase de personas parecen ángeles, y por eso es para reconocer su entrega, su voluntad de servir como agradecimiento a la vida después de vivir una experiencia de un hijo con cáncer ponen al servicio de la comunidad su experiencia y luchar junto a otros para ganarle la batalla a esta terrible enfermedad.

No hay nada más desgarrante que el sufrimiento de un hijo, nada mas triste que ver el dolor de un ser amado, por eso es bueno agradecer a quienes ayudan para que el cáncer no corte sueños.

VOLUNTAD CONTRA EL CANCER  es una asociación dirigida por dos padres que sufrieron el dolor de una hija con ese mal, su lucha sigue en pie para ayudar a quienes necesitan apoyo para enfrentar la enfermedad, son CARLOS RENAN CASTILLO GUTIERREZ  y BALBINA PASTOR DE CASTILLO, quienes no se dejaron vencer después de que un mal día recibieron la terrible noticia de que su pequeña hija tenía leucemia, lucharon contra ese cáncer y rescataron a su niña que hoy esta convertida en mujer profesionista  y que es uno de sus orgullos y sigue siendo la niña de sus ojos.

La señora PILAR GONZALEZ DE TORRE en su primer informe como presidenta del Sistema DIF Tamaulipas hizo mención al trabajo del Ingeniero CARLOS RENAN CASTILLO y su esposa BALBINA PASTOR al frente de la altruista Asociación Voluntad Contra el Cáncer y su voluntad de servir, el reconocimiento era de pare de todos los tamaulipecos, el motivo de vida del matrimonio CASTILLO PASTOR aplaudía desde el balcón con lagrimas en los ojos llena de orgullo,  agradecimiento y amor por sus padres.

 BALBINA PASTOR por su corazón fuerte se ganó a pulso el derecho de ser homenajeada y mediante votación unánime de un jurado compuesto por representantes de las Damas victorenses, Instituciones culturales, científicas  y educativas, además de clubes de servicio, sociedades mutualistas y organizaciones políticas el Centro de Capacitación INGNACIO MANUEL ALTAMIRANO  la condecoro como la mujer victorense más distinguida del año 2011 galardón que le fue entregado en días pasados en la capital tamaulipecas.

 El pasado sábado 3 de marzo el patronato de  la Casa de la Cultura de los tamaulipecos en el Distrito Federal y  la Unidad Tamaulipas A.C. también reconocieron el trabajo altruista, humanitario de BALBINA PASTOR a tevés de la Asociación Voluntad Contra el Cáncer.

Más de 20 años de trabajo de Voluntad Contra el Cáncer ayudando a niños a superar la terrible enfermedad se dicen fácil, pero son años de esfuerzo, de luchar, de llenarse del dolor ajeno compartiendo sus experiencias y llevando una mano amiga a quienes lo necesitan, de sufrir al recordar el camino recorrido y no claudicar a pesar de ello, de que se va la vida misma en cada caso.

Ojala y no solo en Tamaulipas, sino en todo México, existieran más personas como BALBINA PASTOR y CARLOS RENAN CASTILLO capaces de ofrendar su vida para que otros tengan mejor vida, pero la verdad es que no todos los seres humanos  sabemos ser agradecidos con DIOS, no todos tenemos la calidad humana para compartir experiencias y tiempo con voluntad de servir.

vida.diaria@hotmail.com

¿Qué opinas?