Mini informe de Calderón

0
93

Como pudo verse a pocas horas de que la ley electoral frene la difusión los logros de gobierno, el presidente Felipe Calderón se inventó un “mini informe” anticipado, donde  hizo un balance de los cambios que vivió el país en los últimos 5 años y 4 meses de su gestión,  evento interpretado con tintes eminentemente electorales.

El mandatario se adornó promocionando su gestión, al hacer un recuento de supuestos logros, e insistió en justificar sus decisiones, en especial, su estrategia contra el crimen organizado. Fue un acto celebrado con quienes le deben el empleo y están dispuestos a ver el país de color de azul.

“Hoy me presento ante ustedes con la certeza de que falta mucho por hacer, pero también con la seguridad de que hemos hecho el mayor esfuerzo que se haya visto en México en muchos años”.

“Nos ha tocado enfrentar la peor crisis económica de que tengan memoria las generaciones contemporáneas en el mundo. Sufrimos el embate cruel y sin precedente de la violencia de los grupos criminales, producto de un largo proceso de corrupción y descomposición de nuestras instituciones y también de penetración de la sociedad”.

De ahí que el acto denominado “Un gobierno democrático que rinde cuentas”. Evento que careció de pluralidad y básicamente la concurrencia estaba compuesto por burócratas, integrantes de su gabinete, gobernadores panistas, alcaldes albiazules y representantes de los poderes Legislativo y Judicial, en el Auditorio Nacional.

Conviene señalar que no obstante de que la Secretaría de Gobernación se apresuró a rechazar que fuera un acto de campaña, los distintivos fueron claros: Los invitados acudieron uniformados, con corbata azul, fue un recuento de la cara amable de su ascenso al poder, su desempeño y su despedida.

He aquí que de pronto la amnesia, nadie recordó cómo FCH asumió la Presidencia; la pobreza, los desempleados, el temor desatado durante su periodo, los 60 mil muertos, los desaparecidos, desplazados y afectados por la violencia delincuencial  y la del Estado. Tampoco, los escándalos de corrupción en sus obras emblemáticas, ni la de sus parientes.

En esa tesitura Calderón planteó la urgente necesidad de justificar sus acciones de gobierno antes de la iniciación de las campañas electorales, para no verse limitado en su margen de maniobra para promocionar electoralmente sus logros.

De ahí que el mini informe del Presidente  Calderón  atenta contra la equidad  de la contienda electoral, tomando en cuenta que fue transmitido en cadena nacional por la televisión y la radio, con total inmunidad, sin que sea objeto de sanción alguna, porque al presidente solo se le pude acusar de delitos graves.

De tal suerte que en el periodo de veda electoral el COFIPE amordaza a los candidatos presidenciales, pero no puede hacer callar al Presidente Felipe Calderón,  quien si bien es cierto no hizo proselitismo expreso por los candidatos del Pan, envía el mensaje de que su gobierno ha sido tan “exitoso”, que bien vale la pena ser reeditado y por tanto los ciudadanos deben votar por la continuidad.

 

¿Y qué podría significar ese mensaje? Que la continuidad es el PAN y que Josefina Vázquez Mota es la segura sucesora de Felipe Calderón.

 

En definitiva el mini informe del presidente Felipe Calderón, más allá de logros y fracasos revela un acto desesperado para reposicionar y manipular la percepción ciudadana y de la opinión pública a favor de Josefina Vázquez Mota.

lucarrso@hotmail.com

Twiter: @luiscarrs

 

¿Qué opinas?