LIBERTAD

0
92

CLAROSCURO

Alejandro de Anda

“Para ser libre no se necesita sólo despojarse de las propias cadenas, sino vivir de una manera que respete y potencie la libertad de otros” Nelson Mandela.

LO CLARO: Los movimientos sociales que dan paso a las grandes transformaciones culturales y políticas, tienen como ‘cuna’ algún país de Europa. “Libertad, igualdad y fraternidad”, es la encíclica de emancipación que impulsó a Francia y su revolución de 1789.

Emulamos las acciones globalizadoras desde aquellos entonces. ‘Llibertat per a Catalunya’ es el movimiento surgido de la región nordeste de la península ibérica que aboga por el establecimiento de un Estado independiente y soberano.

Con diez presos políticos que promovieron la emancipación de España, surgen las marchas donde 750 mil personas acudieron a respaldar la autónoma autodeterminación de su gobierno y la liberación inmediata de los independentistas.

La referencia a este movimiento social, antes que tomar una postura respecto de su lucha, es con la mira puesta en un objetivo que nos une a las naciones.

El poder ciudadano es mucho más grande que cualquier régimen. La participación en nuestro país de la sociedad en la toma de decisiones y observación de las políticas públicas en los tres órdenes de gobierno, dan como resultado gobiernos más equitativos y congruentes.

El cuidado del voto popular; la transparencia gubernativa; la vigilancia de los derechos humanos y la observación de los fenómenos de corrupción, son algunos de los elementos que el pueblo se vale para garantizar el bienestar común. Más ciudadanía en las acciones de gobierno.

LO CLAROSCURO: Desde la visión de un tratadista internacional, los acuerdos comerciales representan el liderazgo mundial de quienes los promueven. En el caso del TLCAN (NAFTA en inglés) el promotor en 1994 lo fue precisamente Estados Unidos.

En 1946, tiempos de la posguerra IIGM; el Ministro Británico Winston Churchill pronunció un discurso en la Universidad de Zurich al que se consideraba el primer paso para la integración de naciones que finalmente en 1993 vería su figura como Unión Europea.

De ambos casos existen similitudes. Estados Unidos no tiene mayor interés en el TLCAN y Gran Bretaña, mediante el ‘Brexit’ abandona su participación del tratado de 28 estados europeos.

Sin demagogias, podría ser congruente el nacionalismo que postura a Trump como líder de su país. Donde asegura devolver el orgullo americano.

Su eventual salida del otro acuerdo que involucra a países productores del Pacífico, deja vacíos que seguramente se ocuparán.

Pues la marcada necesidad de integración comercial con otras naciones, obliga a no dejar de lado la cooperación económica en vistas de lograr impulsar el desarrollo individual.

Así el TPP Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica –que involucra a México y a Estados Unidos hasta éste año, entre otros- aglutina a once países incluidos Japón, Chile, Malasia y siete miembros más.

Y posibilita el virtual arribo del gigante de Asia, que tomaría el liderazgo mundial comercial que hoy desprecia el vecino norteamericano. Hay más potencias interesadas en sumarse a este acuerdo globalizado económico, como India, Taiwán y Argentina.

Donde las ventajas para sus integrantes será el establecimiento de reglas de cooperación para la inversión y el intercambio de productos y servicios. Y la desventaja –como observa Trump- sería la propuesta salarial de los países miembros; como sucede en referencia al TLCAN.

Son más las ventajas de ser parte de acuerdos y serán más prósperos quienes se agrupen para obtener beneficios a sus respectivos países.

Preferentemente, donde los ‘grandotes’ no quieran estar, los ‘chiquitos’ obtendremos mejores regalías. COLOFÓN: Tan oportuno es el TPP, que personajes como Osorio Chong, estarán de moda, gracias a la casa materna.

alejandrodeanda@hotmail.com @deandaalejandro

¿Qué opinas?