Las armas no se visten de gloria….

0
80

Mañana celebraremos un hecho histórico, se conmemora un año más de la heroica Batalla de Puebla que llenó de honor y gloria a la Patria.

Como buenos mexicanos celebraremos con orgullo la gesta heroica cuando las armas se vistieron de gloria, pero ya no se quiere más derramamiento de sangre.

Desgraciadamente en este México lindo y querido el pueblo no ha ganado la batalla a la inseguridad y desigualdad, hoy las armas no se visten de gloria porque están en las calles empuñadas por manos guiadas por la ambición de cobardes que no sienten el dolor de la gente, por personajes que no les duele México.

Triste es ver que el valor solo está en el pueblo, ese que valientemente sale a la calle encomendándose a DIOS a buscar el sustento para sus familias sin tener la certeza de regresar con bien a su casa.

En México hacen falta verdaderos y valientes líderes sociales que empuñen el arma de la justicia, que les gane la ambición y con valor maten los intereses mezquinos que solo benefician a unos cuantos.

El pueblo requiere quien le guíe, le de las armas necesarias y luche junto a su gente para que poco a poco se vaya ganando la batalla de la crisis, el hambre, el desempleo, la inseguridad, tristemente parece se está en completa indefensión a merced de los grandes males que azotan la nación.

Es necesario que nuestros gobernantes guíen a sus ejércitos de hombres y mujeres para enfrentar los problemas, que el pueblo tenga la certeza que tiene respaldo, que no le dejaran solo, que todos van en un mismo sentido, que se privilegiará la grandeza de la patria, la vida, el bienestar común.

Solo así México comenzará a ganar las batallas, más las que laceran la dignidad del pueblo, las que matan ilusiones y entierran esperanzas, estas batallas que libramos desde hace años y parece no tienen fin porque ahora están engrandecidas y aderezadas con la inseguridad.

Lamentable vemos como en nuestro país no se lucha contra enemigos extranjeros sino que se pierde la batalla con el enemigo que se tiene en casa, que el desinterés y corrupción de las altas luminarias del poder ha permitido que crezca la delincuencia y gane cada vez más terreno.

Hace muchos años, el 5 de mayo de 1862 para ser exactos, un ejército de mexicanos con más valor, amor a su patria y compromiso social que armas se enfrentó a un sanguinario batallón que le superaba en número y poder de destrucción, el francés, y le ganó porque IGNACIO ZARAGOZA, en la Batalla de Puebla, supo dirigir a gente del pueblo que iban sin más protección que machetes, piedras y palos, pero eso sí, con mucho valor para enfrentar al enemigo que osaba invadir su patria.

Hoy México sigue en sus batallas a las cuales el pueblo cada día se enfrenta para tratar de ganar, no es fácil porque no se puede librar obstáculos y salir avante en la lucha si no se tienen verdaderos guías y en estos tiempos los generales que dirigen los destinos de la nación parece protegen al enemigo que vive en México, no lo combaten, por conveniencia solo disimulan enfrentarlo.

El pueblo en estos tiempos ha visto como los presidentes que ha tenido México, desde GUADALUPE VICTORIA hasta llegar a ENRIQUE PEÑA NIETO, no han sabido dirigir con bien a los regimientos para que se pueda hacer frente a la batalla contra la pobreza, el hambre, el desempleo, la injusticia y la inseguridad.

Pareciera que los gobiernos solo quieren acabar con los pobres mexicanos matándolos de hambre, asestándoles duros golpes a su económica, negándoles la oportunidad hasta de poder comer tres veces al día, y ya de la inseguridad mejor ni hablamos porque ya no se sabe quiénes son los malos y quiénes son los buenos.

Razón por la que la batalla que México no ha ganado es contra el hambre, desempleo, educación decadente, inseguridad, falta de compromiso de los representantes populares, pero sobre todo, contra la corrupción que es la madre de todos los males.
La batalla que México pierde día a día, es la tranquilidad de su gente, la confianza en los gobernantes, los valores, el amor a la patria, el compromiso social, la solidaridad.

Es triste ver como el país se cae a pedazos, se tiñe de sangre porque los intereses de grupos políticos o personales de las altas luminarias del poder son más fuertes que el interés por el bien común.

En fin, la situación es que mañana 5 de mayo los mexicanos celebraremos la gesta heroica de la Batalla de Puebla pero a lo largo y ancho del territorio nacional el pueblo seguirá luchando por ganar batallas que parecen perdidas como es el la inseguridad y desigualdad, hoy se requiere compromiso y voluntad, las armas solo traen tristeza y dolor no se están vistiendo de gloria.

Correo electrónico vida.diaria@hotmail.com,Twitter@VidaDiaria1,www.vidadiaria.com.mx

¿Qué opinas?