La ley de los políticos

0
80

Luego del ruido originado por la supuesta alerta migratoria en contra de ex gobernadores tamaulipecos, en al cual rápidamente apareció un culpable que presuntamente se tomó atribuciones que no le correspondían y puso en entredicho la fortaleza de las instituciones de justicia, hay muchas interrogantes al respecto que invitan a la reflexión.

Primeramente, la que merece mayor importancia, es la preocupación que se hace la ciudadanía ante el escándalo de ver a los políticos, sobre todo a los involucrados en la elección, rápidamente desenvainar la espada buscando pelea, ¿qué deberán que estarán tan temerosos, que en todas partes ven moros con tranchete?.

Tiene razón la ciudadanía en preocuparse porque tal parece que los políticos, sean del color que sean, quieren diseñar un  país donde sus culpas no sean señaladas en ningún momento, saben que México vive permanentemente entre procesos electorales y entonces nunca seria tiempo para hacer investigaciones.

Lo difícil es cuando hay culpables, ¿cómo hace que estos sean llamados a cuentas?, es mucha la presión porque cuando algo así sucede rápidamente aparecen unos y otros doliéndose de que todo se trata de una guerra sucia para llegar o  mantener el poder.

Tal parece que para juzgar las malas acciones, enriquecimiento ilícito, o lo que resulte de actividades dudosas, los políticos quieren tener tiempos y espacio, no quieren ser como cualquier mortal al que se le juzga, sentencia y se le encarcela cuando sea posible, en ocasiones sin darle la oportunidad de defenderse.

Lo ideal es que sin distingo de colores, razas, credos, ideologías políticas o condición económica o social todos sean medidos con la misma vara, que no por tener poder y dinero pretendan los políticos pasar por encima de la ley y la dignidad de las personas mientras que otros por ser pobres y desamparados pagan hasta las culpas ajenas.

Siempre han estado las Instituciones de justicia  al servicio del poderoso, de las altas luminarias de la política, para nadie es secreto que se utilizan las procuradurías para mantener el poder, llenarse de gloria y fortuna, eso no es nada nuevo, sucede sexenio tras sexenio, basta recordar el movimiento del 68 con el represor GUSTAVO DIAZ, los atropellos, asesinatos y vejaciones de ARTURO “EL NEGRO” DURAZO, el exterminio de los indígenas chiapanecos presos en periodo de CARLOS SALINAS DE GORTARI, o los macheteros de San Mateo Atenco que igual fueron reprimidos, eso por citar algunos en periodos priistas.

Precisamente es lo que se quiere superar, que no ocurra lo que en aquellos años cuando se manejaba el poder absoluto, cuando cualquier policía actuaba a placer, reprimía o protegía de acuerdo a los intereses y nadie decía nada, las demandas jamás procedían, no había señalamientos, fueran tiempos electorales o no.

Luego, sin tanta violencia pero con una ambición desmedida, igual habría que preguntar donde quedaron los supuestos procesos que se abrieron en contra de las locuras, derroche de poder, y enriquecimiento de los BRIBIESCA SAHAGUN hijos de MARTHA SAHAGUN DE FOX, preguntarles por qué no son llamados a cuentas en fechas preelectorales o cuando sea necesario.

El caso es que hoy las cosas no son diferentes a ninguna otra elección, aprendieron bastante bien los panistas de los priistas solo que a los azules les falta inteligencia, ya no existe el poder absoluto, hay muchos ojos e índices de fuego que señalan las arbitrariedades, de lo que hay que reconocer es que hacen el suficiente ruido mediático al lanzar al escrutinio de la ciudadanía a uno o varios personaje, igual les sirve para elevar las virtudes de otros.

Los mismos señalados, quienes disfrazan los hechos como golpeteo político, igual pueden ser sus propios ejecutores, ante la indiferencia de la gente o la pasividad de cómo se desarrollan campañas políticas buscan reflectores para estar en la opinión publica, no hay que olvidar que en esto hasta los muertos políticos aparecen en escena por su momento de gloria.

La situación es que tal parece que ya se hicieron bolas en la Procuraduría General de la República, se concretan a culpar a un funcionario de medio pelo, como si se mandara solo, si es así que endeble debe de estar el poder de las altas luminarias azules.

Pero nada les preocupa, menos sacar una aclaración en horas de la madrugada cuando ya cerraron prensas todos los periódicos y cerraron ediciones todos los noticieros de televisión y radio, eso solo refleja la torpeza de no saber afrontar con aplomo un hecho, un mal entendido o ruido mediático hace pensar que no hay capacidad suficiente en las Instituciones de procuración de justicia de la nación.

Se ve muy endeble el esquema, todo se tambalea, y eso no es bueno para la grandeza de una nación, lo peor es que ante todo eso el pueblo sigue haciéndose las mismas preguntas, ¿por qué el ciudadano común paga culpas ajenas en todo momento y los políticos quieren evadirlas alegando que es una guerra sucia porque se esta en proceso de elecciones?, cada vez es más la desilusión.

Lo dicho, los políticos tiene diferentes leyes, unas son las que se aplican contra el pobre al que encarcelan hasta por llevarse un kilo de tortillas para comer, las otras leyes son las que quieren para los poderosos que saquean el país, juegan con la necesidad de la gente y asesinan las esperanzas del pueblo de que un día soñó con tener la mejor nación para vivir.

vida.diaria@hotmail.com

¿Qué opinas?