¿Humberto Filizola?

0
38

INTERIORES
Por Carlos López Arriaga

Aplicando un criterio “open mind”, se diría que no hay edad y nunca es tarde para que alguien rompa esquemas, defienda su independencia de ideas y manifieste aspiraciones políticas, en este caso hacia la gubernatura de Tamaulipas.

El problema del ingeniero y exrector universitario HUMBERTO FILIZOLA HACES es el “timing” de su anunciado proyecto para competir por la vía libre y fuera del PRI, al estilo del “Bronco” JAIME RODRIGUEZ.

Por supuesto, FILIZOLA está a tiempo de registrarse y para ello tiene el aval de una flamante reforma que permite contender sin partido, en esa vereda independiente que ya registra algunas historias de éxito, además del citado caso neoleonés.

Por dicha modalidad ganaron en junio pasado personajes como MANUEL CLOUTHER JR la diputación de Culiacán y PEDRO KUMAMOTO la diputación de Zapopan, entre otros.

El problema central para HUMBERTO será de posicionamiento. ¿Cómo hacer para alcanzar a personalidades que en dicha pista de carreras le llevan 30 vueltas de ventaja, como la terna principal citada ayer en esta columna: ETIENNE, BERNAL, HINOJOSA?

Incluso entre los aspirantes de segundo nivel, ¿Podría FILIZOLA arrebatar algunos reflectores a GUEVARA, CÁRDENAS, GUILLÉN, RAMOS, CABEZA o CANTUROSAS?

EMULAR AL BRONCO
Por principio, importa entender que el fenómeno de JAIME RODRÍGUEZ es menos espontáneo de lo que aparenta. Aunque sus votantes gusten de creer que surgió por generación espontánea, en verdad fenómenos así no se dan en maceta.

Fue necesario un proceso de cultivo y una voluntad clara en sectores importantes de la oligarquía empresarial para que alguien como JAIME emergiera en respuesta a un nicho de mercado y con posibilidad real de triunfo.

Detrás de JAIME se ubica un poderoso núcleo del empresariado regiomontano que, se sintió insatisfecho con los partidos formales (PRI, PAN, PRD) y optó por financiar un proyecto propio, por la vía independiente, a la medida de sus necesidades.

En el caso de FILIZOLA, su decisión de participar sin duda aportará algún interés extra a la (de por sí) competida sucesión tamaulipeca. Pero de esto, a que pueda remontar a las figuras arriba mencionadas, pues hombre, la distancia es larga.

Con todo el respeto que merece, nada impide pensar que su impacto sería de un valor testimonial y meramente simbólico, cercano al de GABRIEL QUADRI en 2012.

Ello, a menos que fuese una maniobra sujeta a negociación, propia de quien le tira al diez para pegarle al ocho. ¿Se afana en la gubernatura para que acaso le ofrezcan alcaldía, curul o cargo de gabinete?
De ser así, habría que esperar alguna señal del alto mando político al respecto y también del equipo que viene, cuya identidad sabremos a más tardar en enero próximo.

SALARIOS, AVANTE
En fin, el poder legislativo en Tamaulipas que preside RAMIRO RAMOS mostró buenos reflejos al adelantarse a la mayor parte de los congresos locales y avalar la reforma constitucional que desvincula al salario mínimo del cálculo relacionado con multas, pensiones, hipotecas, fianzas y similares.

Se movió aprisa la bancada tricolor, quizás porque RAMIRO sí le está tirando al diez (gubernatura) para pegarle al ocho (alcaldía laredana) y por ello anda urgido de mostrar cualidades de gestor, lances de operador y agilidad ejecutiva.

Faltaría por ver (en Tamaulipas y en el país entero) cuál será la medida universal que sustituya al salario mínimo en la estimación de pagos arriba mencionada.

En medios financieros se sugiere que podrían ser los UDIS, las unidades de inversión y valor instauradas por el Banco de México desde 1995 para solventar obligaciones de crédito y operaciones mercantiles. Deberán definirlo pronto.

BUZÓN: lopezarriaga21@gmail.com

¿Qué opinas?