Harakiri…

0
30

Triste el futuro del país, al ver las ansias locas de autodestrucción de los partidos políticos no queda más que sufrir pena.

Ayer, como reguero de pólvora, corría la versión en el sentido de que la supuesta alerta migratoria en contra de los ex gobernadores Manuel Cavazos Lerma, Tomás Yarrington, y Eugenio Hernández Flores fue parte del fuego amigo, de un grupo de políticos que se sienten excluidos de la grilla local y buscan espacios a como de lugar y al costo que sea necesario.

Se trata, pues, de que el PRI a pesar de mostrar una intacta capacidad de movilizar personas también sufre la presencia de traidores, de personajes que lo llevan al suicidio político dando a conocer a las ocho columnas de la prensa muchos pecados supuestamente cometidos por los tricolores que buscan espacios de elección popular.

En sentido estricto de lo que pasa, si es que fueran ciertas las versiones de que la difusión de las malas nuevas fue obra exclusiva de priístas resentidos, es un suicidio porque difícilmente el PRI va a recuperar los votos de personas que consideren cierta la información aun cuando existan muchas inconsistencias en la misma, peor el caso, aunque a la larga resultará falsa.

Con esa realidad de poco servirá al PRI hacer una mega-movilización, afinar la estructura, convocar, si al final del camino las ambiciones políticas de un grupo en desgracia les hace perder la cabeza y difundir noticias que alejan cientos de votos de un solo tajo.

Reza el viejo y conocido refrán que palo dado ni Dios lo quita, así, por más que venga Peña Nieto al Estado, junte miles de personas, y su secretaria General del Partido y él mismo dibujen un país en decadencia, con problemas muy graves de seguridad, y en el desempleo, el común poco les va a creer que los dichos contra los ex gobernadores solo es guerra sucia ya que los escuchan predispuestos.

Ayer el Partido Acción Nacional, para desgracia de los mexicanos, también exhibió esta propensión al suicidio, siguen alentando la guerra sucia, y cosas peores, ahora son los mismos militantes azules los que se sacan los trapitos al sol.

El equipo de Josefina Vázquez Mota (a fuerza de ser sinceros, la única panista que puede competir y derrotar al PRI en este momento) presentó denuncias contra funcionarios federales que compran votos con despensas o amenazan con correr a sus trabajadores en caso de que no voten por Ernesto Cordero, lo dicho, la ambición los esta autodestruyendo, los esta llevando a escenarios donde no confiará más la gente en ellos y puede ocurrir que no salgan a las urnas el día de la elección constitucional.

No son distintas las cosas en el PRD, aunque al parecer tienen claro que su candidato Andrés Manuel López Obrador es el único competidor con atractivo electoral, en los Estados se están destruyendo por ver quienes agandallan las candidaturas a diputados federales, a Senadores, y sobre todo, los espacios privilegiados en las listas plurinominales.

Es obvio que los aspirantes a puestos de elección popular tienen sus pecados y tendrán que pagar penitencia, tendrán que someterse al escrutinio de la población porque sus opositores están en guerra sin dar ni pedir cuartel, pero lo lamentable para esos organismos es que sea autodestrucción la que sufren, que sean sus propios militantes los que hacen un daño letal del cual no podrán recuperarse.

El país, desde luego, aplaude todo lo que salga a la luz pública, el morbo, o la necesidad de conocer a quienes aspiran a gobernar, es tanto que reclaman información con mayor insistencia, lo malo de todo esto es que a veces se difunden hechos sin prueba alguna, o se les da la categoría de verdades tan solo porque se escucho decirlos a alguien, en concreto, también los tiempos reclaman responsabilidad de la prensa.

Ahora, ¿en río revuelto quien será el pescador?, la historia electoral dice que solo quien posee los recursos y la estructura suficiente podrá revertir los daños que se están causando los partidos en estas precampañas que parecen más un acto de autoflagelación que de inducir los quereres de sus militancias, incluso se ven casos extremos, hechos que definitivamente van a acabar con carreras políticas, que si bien no son suicidios por honor bien podrían caer en la categoría de harakiri porque de una u otra manera de todas maneras van a morir.

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también la cuenta de facebook y el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

¿Qué opinas?