HABLAR DEL AMIGO TOMAS

3
57

OPTIMUS
Jorge Alberto Pérez González
www.optimusinformativo.com
optimusinformativo@gmail.com

Por los general se malinterpretan las expresiones de júbilo cuando se refieren a la desgracia ajena. Quienes tenemos por costumbre escribir nuestra visión de las cosas, en ocasiones sobreponemos la noticia real al juicio de la conciencia, si es cierto, hay noticias que no nos gusta dar.

Escribir para los periódicos diarios, no nos hace más o menos humanos, mis colaboraciones se publican desde mucho antes de que tuviera la fortuna de trabajar con Tomas Yarrington Ruvalcaba.

Lo conocí en el primer año de Preparatoria, en la Juan José de la Garza, no coincidimos en el primer año, pero en el segundo compartimos aula, ahí aprendí a admirar a un compañero de memoria privilegiada, de dedicación absoluta al estudio y de calificaciones sorprendentes, solo 10s recuerdo.

Siempre me gustó el Teatro, recuerdo que un día se acercó a mí y me pidió entrar al grupo, quería actuar, le expliqué que había un director y que a él debía dirigirse, fue con Juan José Cortez y lo aceptó, regresó contento conmigo y me dijo, ya me aceptaron, me voy a encargar de la Tramoya.

Un día, lo observé a los lejos, al fondo de la Preparatoria haciendo ademanes y expresándose en voz alta, pensé que ensayaba una escena para alguna puesta en escena, con curiosidad me acerqué, estaba practicando un discurso para el concurso de oratoria, cuando se percató de mi presencia le pregunté; -¿Qué haces Tomas?- y me contestó; -ensayando mi discurso para ganar el concurso- al modo mío le dije; ¿Y para que el tonito de Luis Echeverria? Y de inmediato contestó con firmeza; ¡Porque yo voy a ser Presidente de la República!
Era un líder natural y con visión, desde entonces se hizo notar, todos los compañeros lo reconocimos aunque no participáramos en su planilla, tenía el respeto de quienes éramos oposición. Respeto, nunca miedo.

En esa época las diferencias políticas solo se mostraban en época de elecciones, después todos participábamos juntos sin importar banderas. Puedo garantizarles a los lectores que esa fue una gran época, que nos marcó a todos con tan gratos recuerdos, que siguen los años y nos seguimos reuniendo como generación de amigos. A todos nos queda claro que el reencuentro se realizó en torno a su figura.

La época universitaria nos separó, no alcanzan 2 cuartillas para hacer la crónica completa, me gustaría escribir un libro, pero en el 2002 mientras tomábamos un tequila y jugábamos dominó, le pregunté;-¿Tomas, quien va a escribir tus memorias? Y de inmediato con una sonrisa en los labios contestó; -¡Tu no Cabròn!

Supongo que nunca le gustó enterarse después de 2 años, que era yo quien escribía la columna Optimus, bajo seudónimo.

Un hombre que estudia dos carreras simultáneamente, Economía en el TEC de Monterrey y Derecho en la UANL, difícilmente me los imagino convirtiéndose en capo del narcotráfico, pero no soy yo quien lo va a juzgar, espero que su juicio sea justo, apegado a derecho y que la resolución se base en pruebas fehacientes y no en supuestos o en supuestas pruebas exhibidas mediáticamente.

Mi aprecio por Tomas es auténtico, mi agradecimiento natural se debe a que me abrió las puertas de su casa y tuve la oportunidad de convivir con su familia, su esposa y sus hijos pequeños. Me invitó a trabajar con él, no para él, siempre ha tenido para mí el respeto necesario y suficiente para considerarlo mi amigo, independientemente del resultado final de su juicio.

A los amigos los escoge uno, nadie te los impone, podemos pensar diferente, podemos tener ambiciones diversas y hasta encontradas, podemos tener diferente religión o hasta filiación política, pero la percepción que uno tenga del otro, eso es lo que fortalece la amistad.

Prefiero seguir creyendo que todo este escándalo obedece a sus intenciones de “Tirarle a Los Pinos”, como él lo explicó en alguna ocasión. Como analista entiendo lo que significa enfrentar lo establecido, pero no me ciego ante el cumulo de señalamientos y solo espero que tenga la oportunidad de defenderse y que lo escuchen.

La vida da muchas vueltas, a quienes ya lo sentenciaron anticipadamente solo les digo que hoy, me decidí a HABLAR DEL AMIGO TOMAS.

¿Qué opinas?

No me acuerdo de ti Jorge pero se me hace muy correcto tu comentario también compañeros de la presa del grupo ‘H’…

Excelente descripción de la amistad, Jorge. Las personas que te desconocen, no son tu amigos. Te mando un abrazo.