En pie de guerra…

0
81

La lucha por la presidencia de la República y obtener la mayoría en el Congreso de la Unión pasó de pronto de las frases románticas a la guerra sucia, de los dichos de que quieren gobernar para ser mejores a la exhibición de expedientes que dejan a los aspirantes como corruptos, protectores de delincuentes, pederastas, o ya por lo menos, con desviaciones sexuales y amores a personas de su mismo sexo.

Los políticos parecen los mismos de siempre, a los que igual les da ganar un voto por la vía de la promesa, del compromiso, que quitarle uno al rival desacreditándolo, contando historias que las más de las veces tienen mucha ficción o por lo menos no se pueden comprobar.

Ya circulan en internet chistes de Peña Nieto, presuntas historias de Carlos Salinas a quien acusan de ser el padre político de este nuevo PRI, también hay muchos cuentos fantásticos de los aspirantes a los puestos de elección popular en Tamaulipas, como los que le enjaretan a al priísta Manuel Cavazos Lerma, al panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, al perredista Francisco Chavira, y a los que se sumen.

¿Sirve de algo la guerra sucia?, la verdad es que si fueran expedientes reales con historias cien por ciento comprobables serían una magnifica herramienta para perfeccionar la democracia, para ir eliminando del camino a aspirantes de políticos, a corruptos, delincuentes o saqueadores que se visten de redentores en las campañas para elegir quien nos gobierne, pero nunca llegan a eso, y cuando lo que se cuenta es una verdad tiende a distorsionarse, a exagerarse, o a disminuirse, según convenga.

El caso es que el internet se ha convertido en el ejecutor, en el espacio para contar muchas barbaridades y también hechos del pasado, por esa razón lo que parecía su destino de convertirse en el espacio donde se contaran verdades y se creará conciencia para sumar a todos los mexicanos a la lista de ciudadanos librepensantes, en este momento semeja que no está tan definido, que va cambiando de rumbo.

Ahora, en los hechos, ¿tienen las personas el derecho de cambiar, de recibir una segunda, tercera, o cuarta oportunidad para que sean mejores en los puestos que desempeñen?, es evidente que si aunque siempre se deben tomar las precauciones necesarias para otorgarles ese beneficio.

Es el caso de Manuel Cavazos Lerma, el mismo que el sábado cuando se registró como aspirante del PRI al Senado de la República se portaba igualito a aquel que acompañado por Guadalupe López Tijerina tocó la puerta de nuestra casa pidiendo su voto para el mismo puesto de Senador, es el Cavazos del que muchos dicen ya no es el mismo 20 años después.

En aquellos años el ahora aspirante al Senado semejaba ser un político de verdad, de esos capaces de comer tacos de chochas en la colonia o el ejido más humilde, todo, mientras escuchaba las penas de los moradores y resolvía problemas o prevenía otros, unos años después se hizo candidato a Gobernador donde ya instalado mucha gente lo padeció por su carácter.

Lo sufrió gran parte del pueblo viendo que se empecinaba en construir un canal dentro del mar, pero también es el mismo, que justamente hay que decirlo, al cerrar su mandato logró cambiar de rumbo y modernizar casi todas las carreteras importantes del Estado, incluida la Rumbo Nuevo que al final se convirtió en una pesadilla para él porque se robaron mucho dinero según la contraloría de Tomás Yarrington.

Con Cavazos cabe la pregunta si se le debe dar una nueva oportunidad, también la duda de que si regresa a cual Cavazos debemos atenernos, ¿al acusado de todos los vicios y excesos de poder, o a quien hizo cosas buenas por los tamaulipecos?.

Seguramente en los próximos días veremos muchas historias del hombre del sombrero, las botas, y el cinto pitiado, el Cavazos practicante del Maharishi que bajo una pirámide se llenaba de “energía”, que lo mismo le gustaban las carreras de caballos, las peleas de gallos, que las mujeres muy jovencitas y hasta un triste invento de que bailaba con travestis, le repito, muchas historias complicadas de comprobar, que proceden del rumor, de chismes de los malquerientes que creo en el ejercicio del poder.

También escucharemos la misma clase de historias de sus opositores, e igual la guerra subirá de nivel porque en estos días cualquier voto para los candidatos a la presidencia de la República son muy importantes, no se crea todos los dichos pero tampoco dude en investigar otros, igual, de lo único que le puedo dar certeza es de que unos y otros están en pie de guerra.

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también el facebook y el correo electrónico para lo que guste y mande…marcovazquez20001@hotmail.com

¿Qué opinas?