El des-Peña-dero

0
63

“Malditos gringos… ¿cómo osan hacernos mala fama?, hasta parece que nos tienen mala voluntad”, dice un político, “es una guerra sucia en contra nuestra”, contesta otro… mientras el pueblo observa el comportamiento de unos y otros.
La verdad es que para el ciudadano común la alerta migratoria ni preocupa porque no venden, ni compran, ni reciben beneficio con la entrada o salida de norteamericanos o mexicanos del país, cierto, muchos más se benefician con los empleos que genera la derrama económica, pero quienes vienen lo seguirán haciendo a pesar de lo que diga el gobierno, ese mal es de muchos años, y ningún estrago a causado.
El caso es que la sabiduría pulular sentencia que cuando el rio suena es que agua lleva, en estos tiempos hay rumores, señalamientos, por lo tanto algo sucede o se teme, los que se sienten aludidos trataran de defenderse acusando a propios y extraños de orquestar campañas oscuras en su contra… y los que nada deben pues nada temen.
Es obvio que los que se sienten temerosos son muchos políticos, saben que son culpables de todo lo que se les acusa o por lo menos fueron muy duchos en fingir demencia, por eso es que queda clara la idea de que solo pudieron utilizar el poder para lucrar y dejaron que los males que aquejan a la nación crecieran, motivo por el que ahora el país esta nuevamente en el ojo del huracán.
El pueblo, la gente de a pie, es quien soporta el calvario sin tener más culpa que elegir malos representantes populares, como esos que hoy se desgarran las vestiduras acusando al Gobierno de Estados Unidos de ser unos malditos porque andan advirtiendo a sus ciudadanos que no pisen suelo mexicano por la inseguridad que prevalece en nuestro país.
La reciente alerta migratoria que emitiera el Gobierno de Estados Unidos advirtiendo a su gente para que tome precauciones y evite visitar México por considerarlo peligroso para sus ciudadanos fue el tema del día, los políticos gritan a los cuatro vientos, y se quejan, pero nada hacen por solucionar nuestros problemas, al contrario se acusan unos a otros de que todo es cuestión política, mientras la percepción de la gente es que se han tenido muchas administraciones corruptas, que son las culpables.
Todo gobernante tiene la obligación de cuidar a su gente, de advertirle de los peligros, de mantenerles a salvo, justo eso es lo que hace el Gobierno de estados Unidos, lamentablemente esa acción afecta a nuestro país y a los mexicanos nos llena de indignación y coraje esa declaración, pero lo más triste es que los representantes populares en lugar de pararse de pestañas y gritar la inconsciencia y mala fe de los vecinos del norte deberían de actuar con responsabilidad, crear estrategias que contrarresten la mala imagen que ensombrece la nación, cerrar filas para que las cosas cambien, que no vean los problemas como temas políticos, que busquen soluciones y culpables, eso se los agradecería más el pueblo.
Más cierto es que también hay políticos que aseguran que nada deben y nada temen y pueden tener razón, pero el pueblo les grita todo lo que les quedaron a deber por lo que en realidad están bastante temerosos de que la vida les cobre las facturas.
El caso es que mientras los políticos se enfrascan en pleitos y discusiones estériles, de esos que de nada sirven a la nación, en el extranjero nos tienen en mala apreciación y en el pueblo mexicano crece la incertidumbre, la muestra es la reciente medición, las encuestas, donde ya se mueven los candidatos hacia arriba o hacia debajo de acuerdo al tema del día, es un síntoma de que comienza la confusión entre la gente, el pueblo esta dispuesto a cobrar los agravios del pasado con la esperanza de que las nuevas generaciones no tengan malos ejemplos y cuenten con gobernantes confiables, honestos y responsables.
Como dicen los amarillos, quizá todo es cuestión de pesos y centavos en las mediciones, pero la verdad la corrupción de muchos políticos mexicanos ha trascendido fronteras y de eso el pueblo tiene información, la gente comienza a ver que partido o que candidato es el menos peor de acuerdo a sus antecedentes.
El caso es que ENRIQUE PEÑA NIETO cae, va a la baja con 7 puntos, mientras que JOSEFINA VAZQUEZ MOTA sube, LOPEZ OBRADOR se mantiene, los operadores del priista comienzan a preocuparse, los panistas aseguran que es el despeñadero.
La realidad es que nadie se debe de confiar, las preferencias pueden cambiar de rumbo con cualquier acontecimiento o aclaración, hasta lo que sucede en Estados Unidos influirá de manera determinante en las definiciones de nuestro país y puede marcar el rumbo de las próximas elecciones, la gente cree que los gringos son más honestos, que si se preocupan por sus ciudadanos, aunque todo lo hagan para lavar sus propias culpas.
vida.diaria@hotmail.com

¿Qué opinas?