Desilusión…

0
114

El resultado de las últimas encuestas sobre las preferencias electorales en los mexicanos es hartamente preocupante, no tanto porque a nadie pareció interesarle que Enrique Peña Nieto no tenga la costumbre de leer o posea una mala memoria en esos menesteres, tampoco porque los panistas estén rompiendo con el presidente Felipe Calderón y hagan su favorita a Josefina Vázquez Mota que hoy por hoy parece ser la única del partido en el gobierno capaz de competir con el PRI y tal vez ganarle, menos se trata de que Andrés Manuel López Obrador este recuperándose en la apreciación de la gente, no, lo preocupante hoy es que apenas al 10 por ciento de la gente le interesa que sucede en la política.

Desde luego, el bajo interés en las cuestiones político electorales son resultado del abandono, la desilusión que campea en los mexicanos por este clima de inseguridad, de crisis económica, de desempleo, trance que la población sabe tiene su origen en malos políticos de todos los colores.

Además de lo preocupante de que solo un 10 por ciento de la gente se interese en la política, también hay un gran sector de los ciudadanos que dicen no votarán o que siguen indecisos sobre quien puede ganarse sus simpatías, lo que automáticamente hace prever que no se derrotará al abstencionismo en este 2012.

Hoy, sin duda, pueden caer en la tentación y lanzar las campanas al vuelo los tres aspirantes a la presidencia de la República que ya son conocidos y que es casi un hecho aparecerán en la boleta electoral del 1 de julio, en el caso de Andrés Manuel López Obrador presumir que lo conoce el 98 por ciento de los ciudadanos del país y que bajo su voto de rechazo en varios puntos.

La precandidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, puede gritar a los cuatro vientos que el 60 por ciento de los panistas la quiere en las boletas, y que la ciudadanía en general la coloca en un segundo lugar atrás de Peña Nieto pero siendo la única competitiva en una elección, es decir, la que puede retener la presidencia de la república para el Partido Acción Nacional.

Peña Nieto, candidato del PRI, debe estar respirando tranquilo porque nadie le reprochó su mala memoria o carecer del hábito de la lectura (apenas cayó dos o tres puntos que es cosa de nada por todo el escándalo mediático que se hizo alrededor de ese incidente) lo que hace prever que tampoco le dolerá en el atractivo electoral cuando ya se generalice que tiene hijos fuera de su matrimonio y que según la madre de uno de ellos no lo atiende como debería de ser, situación que el candidato niega, no a los hijos (a esos ya los reconoció) pero dice que si les pasa una manutención.

Y sin embargo los tres candidatos más que alegrarse de la situación y el supuesto (o real avance o evasión de los problemas) deberían comenzar con sus equipos un análisis sobre la situación del país.

A nadie, ni al gobierno ni su oposición, conviene que la gente se aleje de las formas democráticas de participación, la política debe seguir siendo la llave para abrirle las puertas a este país a la modernidad y cerrarle el paso a la violencia, la marginación, la pobreza, y la indolencia de autoridades y ciudadanos.

Por ello bien valdría la pena que los partidos políticos retomen el rumbo, que sepan que lo importante en cada elección no es el empoderamiento de unos o de otros, tampoco quien manejará la chequera si no el bien común que solo se obtiene cuando el ciudadano se suma a las tareas de un gobierno desde el inicio del mismo, que participen, que propongan como solucionar nuestros problemas.

Más todavía, de no resolverse la inseguridad, desempleo, la pobreza, y todos los conflictos que tienen sumido a este país en una severa crisis de credibilidad en los políticos (a los cuales acusa de ser patrocinadores, ayudantes o los indolentes para resolver la situación) tenga por seguro que estallará una guerra civil en este país, ya no contra la delincuencia sino de los millones y millones de pobres contra los poquitos ricos que acaparan todo lo posible, trataran de resolver la brecha de la desigualdad por medio de una revolución y ya no por la vía del sufragio.

Es por eso que urge a este México políticos reales, políticos que en lugar de echar las campanas al vuelo por su supuesta aceptación en la sociedad se pongan a reflexionar sobre nuestro futuro, sobre la forma de incorporar al pueblo en las tareas de gobierno, sobre la forma como podrían ir eliminando ese problema que afecta a este país y no es otra cosa que un ciudadano con una muy alta carga de desilusión.

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también el correo electrónico y la cuenta de facebook a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

¿Qué opinas?