De la sangre a lo ridículo…

0
93

Los tamaulipecos vamos de la sangre a la risa pero siempre pasando por lo ridículo, y no me refiero solo a la violencia que nos esta pegando duro y el papelón que hacen quienes la combaten, sino también a la política y el arte de Tamaulipas.

Lo primero, la violencia, la sufrimos todos y en ese sentido la petición de siempre, más inteligencia en el combate a la misma, mejores policías, más presupuesto como ya se acordó, sirve, y de mucho, el programa Todos por Tamaulipas que significa inversión en salud, educación, bienestar social, y ayudaría más el trabajo serio y dedicado de todos nosotros, eso como primer paso.

Pero lo siguiente es el llamado a los partidos políticos para que vayan parándole a su carro, que tomen las cosas con seriedad, y escuchen al pueblo, que paren oreja para entender que las cosas no son tan simples como callar en un tema o darle vuelo a otro.

Para llamar la atención, por ejemplo, que ayer domingo un grupo de activistas que defienden el derecho de los animales a la no violencia protestaron contra el PRI y su organismo Frente Juvenil Revolucionario por invitar a una corrida de toros para el próximo 25 de marzo, dicen los protestantes pertenecientes a PRO ANIMAL que eso no es arte sino violencia, muy similar a la que padecemos y de la que todos estamos hartos.

Cierto es que las corridas de toros tienen sus aficionados, personas que consideran un arte el ver sangre de un animal, que le corten las orejas, el rabo, o simplemente le entierren hasta la empuñadura la espada a un toro cansado, débil, y en ocasiones hasta sin cuernos, la verdad es que a ellos les mostramos todo el respeto, pero en lo personal queda la impresión de que eso es violencia, a veces crueldad, y otras semeja lo que ocurre con los hombres que se enfrentan en sus guerras que tanto aborrecemos.

Más cierto es que resulta poco comprensible como un organismo político puede desarrollar un evento con clara motivación de posicionar a su partido, promocionarlo, y hasta hacerle llegar recursos, todo, en plena veda electoral, cuando se supone todos deben estar callados.

Tema que dará para mucho más, primero, para ver si la dirigencia del PRI y los candidatos avalan dicho evento taurino, si promueven la violencia, o simplemente ver que le dirán a sus seguidores que no comulgan con estas actividades, y; segundo, para saber que hará la autoridad electoral y el resto de los partidos políticos al respecto.

La verdad es que decir que existe la veda electoral ya es ridículo, tanto o más que el actuar de Libertad García Cabriales, directora del Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes que muy bien llevaba todos sus asuntos hasta el pasado fin de semana que fue tratada en el twitter como una persona que se estanco allá por la edad media o quizá más atrás, y es que una nota de laexpresión.info que detalla la prohibición para que se presente en los teatros de Tamaulipas una obra de los Mascabrothers la dibuja tal cual.

Entre los argumentos que les dieron a los hermanos, Fredy y Germán Ortega para negarles los permisos para utilizar el teatro Amalia G. de Castillo Ledón en la capital de Tamaulipas, además del teatro de Reynosa y el de Tampico, fue que su comedia no era arte, dicha postura de las autoridades de la cultura en el Estado desde luego es una ridiculez, más si se toma en cuenta que la palabra arte tiene infinidad de interpretaciones o significados.

En ese sentido tiene más valor la posición de los Ortega cuando en su twitter escriben, “Es mucha soberbia de parte de la señora García, creer saber que necesita un pueblo que aparte de todo vive un stress constante…”, o la contundencia en la pregunta, “Cual Libertad? García”.

Para resumir, este pueblo tamaulipeco es mucho más Libby, es un pueblo basto en sus expresiones artísticas, excelente para  escuchar buena música de huapango, picota, o norteña, tenemos artistas de renombre mundial en la pintura, el canto, el muralismo, la escultura, pero hay que reconocer que también nos gusta el desmadre, el fandango, que hay quienes pagarían lo que fuera para ver a esos personajes, y lo digo aunque en lo particular ni siquiera me llamen la atención, me parezcan chafas en algunos casos, pero somos tamaulipecos bien hechos, hay que mostrar que somos tolerantes, y hay que mostrar que respetamos a todos porque de eso hablamos, de que pedimos respeto para que venga la paz.

Así las cosas, este fin de semana en Tamaulipas tuvimos de todo, desde los que vieron sangre hasta los que quieren ver sangre de animales buscándole una rendija al Código Electoral para estar presentes, también la manifestación de los que detestan esas artes taurinas, y por supuesto, el ridículo mundial de Libby García, a la que hay que empezar a explicarle la enorme diferencia que existe entre su arte y mi arte, o el arte de todos los tamaulipecos.

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

¿Qué opinas?