Carta de Pegaso a los candidatos.

0
46

AL VUELO-Carta II
Por Pegaso

A quien corresponda:
Con mucho interés he seguido las actividades que cada uno de ustedes ha venido desarrollando a lo largo y ancho de Tamaulipas, en busca de posicionarse para ser candidatos de su partido a la gubernatura del Estado.

Entiendo que la ley electoral cambió y que se tienen que ajustar a las nuevas formas de la política para poder llevar adelante sus proyectos personales.

Es obvio y hasta risible que eso es lo que buscan, pero cuando alguien les pregunta si quieren ser candidatos inmediatamente empiezan a voltear para todos lados, el ritmo cardíaco se incrementa, hay sudoración y se les traba la lengua porque no saben qué responder.

Hace unos días estuve enun evento organizado por simpatizantes de Baltazar Hinojosa donde dijo, palabras más, palabras menos, que la ley prohíbe que pidan el voto, más no así manifestar sus aspiraciones.

Bajo esa premisa el buen Balta empezó a decir que sí la quiere, que sí va por la gubernatura de Tamaulipas.

Pero ojo. La Suprema Corte tiene otros recursos para determinar cualquier tipo de responsabilidad penal o administrativa.

Hermenéutica judicial se refiere a una especie de arqueología o de búsqueda que se hace entre papeles, documentos, cartas y otros registros de los constituyentes para determinar la intencionalidad de un acto.

Y en el caso de Balta, la intencionalidad es bien clara: Hacer campaña política antes de la precampaña.

Por eso el resto de los aspirantes han sido más cautos. Temen que, en un momento dado, alguien promueve una controversia que llegue hasta la Suprema Corte y entonces, se le caería el teatro.

Candidatos hay que nunca se habían dado la vuelta por acá y ahora vienen todas las semanas.

Aunque todos ellos, incluyendo los de otros partidos diferentes al PRI deberían estar mejor calladitos y quietecitos esperando los tiempos, creo que su activismo político se debe a un afán de
querer ganar la delantera a sus competidores.

En el PRI había o hay ocho aspirantes. Todos andan en una febril actividad, haciendo amarres, fijando compromisos y amarrando alianzas. Es una carrera parejera que se definirá por una nariz entre los dos o tres que lleguen a la recta final.

Creo entender, pues, el principio detrás de este fenómeno.
1.- Compiten entre sí para ver quién está mejor posicionado.

2.- Crean expectativa para contrarrestar el avance que ya lleva el candidato a vencer, en este caso, el panista Francisco García Cabeza de Vaca, cuya campaña en busca de la gubernatura inició hace tres años, de forma abierta y pública.

En vista de todo ello, no me queda más que dar por confirmado el hecho duro y tajante de que la política mexicana sigue siendo una gran simulación y que no bastan reformas a las leyes para acabar de un plumazo con una costumbre que nos define como pueblo.

Atentamente.
Pegaso.

¿Qué opinas?