Arrogantes…

0
67

Con ese empecinamiento que tienen los partidos políticos de pretender verle la cara a la ciudadanía, al finalizar esta semana empezará la campaña por la presidencia de la República y la renovación del Senado y la Cámara de Diputados.

Las encuestas dicen que, salvo una contingencia mayor o un error del tamaño del mundo, el PRI con Enrique Peña Nieto gobernará la República, tiene el tricolor más de 15 puntos de ventaja sobre Josefina Vázquez Mota que frenó su crecimiento en los 24 puntos porcentuales, apenas unos 5 o 6 arriba de Andrés Manuel López Obrador, lo que puede ayudar a ambos es que los indecisos son muchos, pero es un hecho de que no los quieren.

Más allá de las encuestas, parece que la obsesión de que gane el PRI la tienen los panistas y los perredistas que en los Estados han presentado una gran cantidad de candidatos muy malos, es más, la gran mayoría tirándole a chafas.

En Tamaulipas, por ejemplo, pocos saben de qué se trata eso de que Cuitlahuac Martínez sea el candidato al Senado por las izquierdas, menos se entiende como los panistas están escondidos desde su proceso interno, como si temieran ganar un voto más de los pocos que tienen garantizados.

Más triste es el panorama si detallamos que el PAN registró a escondidas, en lo más oscuro que se pudo del IFE, a los ocho perfectos desconocidos que, dicen ellos, competirán para ser Diputados Federales.

Peor aún, todavía se espera que la autoridad electoral cambie a dos de los candidatos del PAN a la Cámara baja, es posible que sortee los distritos donde serán reemplazados por mujeres porque ha de saber que los azules no cumplen con la cuota de equidad de genero, ahora, si se defienden los candidatos ante la autoridad es probable que recuperen sus espacios pero que pierdan otro mes en sus líos judiciales y sin hacer campaña (aunque parece que es lo que quieren).

Tan empeñados están los panistas de que gane el PRI en Tamaulipas, de que los barran de principio a fin, que están escondidos de todos los medios de comunicación, presentan candidatos muy malos, tan malos que es probable que la izquierda saque más votos que ellos en esta elección, por lo menos en la elección de diputados.

Y a nivel nacional el PAN con sus candidatos al Senado y a Diputados Federales anda igual, se quieren colgar de la fama de Josefina cuando lo ideal es que le sumaran votos a la mujer en busca de revertir las tendencias.

En resumen, los partidos “opositores” del PRI semejan ser los primeros interesados en que gane el tricolor, les ponen candidatos a modo, no hacen campañas, y por si ello fuera poco, se prestan a que la gente piense mal y les pierdan toda confianza lo que promueve el abstencionismo que es lo que el único que le falta al partido con estructura para garantizar el triunfo, más en un ambiente donde los indecisos son muchos.

El tricolor parece ir en caballo de hacienda, tanto que se da el lujo de darse golpes de pecho, de hacer “la autocritica”, de rescatar ese discurso que gusta a las mayorías, que suenan auténticos en la gente de abajo, pero sin futuro para cuando gobiernen.

El viernes, por ejemplo, en la explanada del PRI estatal de Tamaulipas se recordó al candidato a presidente de la República que fue asesinado, Luis Donaldo Colosio Murrieta, 18 años después de aquel trágico día, y en ese evento se habló fuerte, duro, hicieron campaña en forma abierta en plena veda, pero lo destacable fue que no rehuyeron de sus culpas, las reconocieron a micrófono abierto.

“Por eso hoy retomamos las sentencias de Luis Donaldo Colosio cuando hablaba que veía un México con hambre y sed de justicia. Nos estaba previniendo de la corrupción en la vida pública que nos iba a llevar a la erosión de nuestras instituciones”, dijo la oradora ante la cúpula priísta ahí reunida, la misma que aplaudía tal vez sin comprender que en su cara les restregaron que fueron los tricolores los causantes primarios de toda esta inseguridad que ahora nos envuelve porque solo ellos habían gobernado a este país antes de ese suceso.

El caso es que el PRI ahora se muestra con cara de perdonavidas, arrogante, y todo, todo por una izquierda y una derecha que le hacen el juego, que llegan al escenario electoral para ver cual pierde con mayor diferencia y no para disputar los espacios de manera real, o por lo menos esa impresión es lo que dan.

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también el correo electrónico y la cuenta de facebook a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

¿Qué opinas?