AL VUELO-Tomás

0
39

Por Pegaso

“La donna e movile, cual piuma al ventoooo….” Híjole, hasta me sentí gondolero de Venecia.

Y es que estaba yo recostado en mi mullido cumulonimbus, marca Spring Air, cuando me enteré de la sorpresiva detención del ex gobernador de Tamaulipas, Tomás Yárrington allá, en Florencia, Italia.

Doce años se tardó la justicia en echarle el guante, pero júrelo que si hubiera sido un peladito que se robó un pan para dar de comer a sus chamacos, no se tardarían ni veinte minutos en dar con su paradero, rodear la manzana de su casa y sacarlo de aguilita para enviarlo directamente a las mazmorras del CEDES.

A Tomás Yárrington le cayeron los policías italianos como a Juan Charrasqueado, de a montón.

Acá, en Tamaulipas, la noticia repercutió de manera inmediata y causó un terremoto político.

Muchos de sus cuates empresarios, periodistas y hasta ex colaboradores que desde hacía tiempo le habían dado la espalda, aprovecharon para echarle tierra, olvidando tal vez que durante su sexenio se vieron ampliamente beneficiados.

Resulta plausible la actitud de Jorge Pérez, ex funcionario durante su mandato y hoy director general del portal Optimus Informativo, quien no desconoce la amistad que lo unió con el ex gobernador: “Yo sí fui funcionario con Tomás Yárrington, mi amigo en las buenas y en las malas”.

Yo no entiendo algunas veces el lenguaje de la política. Se supone que todo se hace con una intención premeditada.

En el caso de Yárrington, los comentaristas nacionales, mucho mejor enterados que nosotros, aseguran que su captura beneficiará la campaña del PRI en el Estado de México y le subirá puntos en la intención del voto ciudadano a favor de su candidato.

Para mí que es lo contrario, que es un clavo más en el ataúd del viejo sistema político mexicano y que el PRI se está jugando el todo por el todo porque si pierde esa elección, ya no se levantará jamás.

Ya lo decía yo en una colaboración anterior: Al Parrtido Revolucionario Institucional no le quedará otra que empezar de cero, cambiar de nombre y hasta cambiar de dueños.

Y ya que se está haciendo todo lo posible para que el PRI y el PAN sean la misma cosa con el objetivo de detener el avance de El Peje, yo les sugeriría que juntaran sus nombres y logos para formar el Partido Acción Revolucionaria (PAR).

Volviendo al caso de Tommy Boy, los memes no se hicieron esperar y pronto salió a colación el tema de su orientación sexual que para mí es una jalada de pelos porque a final de cuentas cada quien es libre de hacer de su cuerpo un papalote, mientras no perjudique a terceros.

Así pues, sin el ánimo de defender lo indefendible, me pronuncio a favor de que se aplique la ley no sólo a Tomás, sino a todo aquel ex gobernador o ex funcionario que haya metido la mano al erario público para su propio beneficio, o que se haya aliado con los malos para enriquecerse fácilmente. Que les hagan manita de puerco, que les retuerzan las tetillas y que les den patadas a los bajos por gandallas.

Por lo pronto, los dejo con el refrán estilo Pegaso: “En el momento en que observes afeitar al individuo que reside cerca de tu vivienda, es preciso que sometas a remojo tu propio vello submaxilar”. (Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar).

¿Qué opinas?