pegasso

AL VUELO-Suicidio

Por Pegaso

Hay pánico entre padres de familia por un supuesto juego iniciado en Rusia llamado la “Ballena azul”, que consiste en que algún adolescente realice 50 retos durante 50 días, el último reto es quitarse la vida, como lo hacen las ballenas, saltando a la muerte.

Hay mucho ruido en la comunicación. Los adolescentes son humanos que están mutando, y al igual que todos los adolescentes en la historia de la humanidad no se toman nada en serio, no hagan drama, es sólo un juego de muchachillos. Ya hay investigaciones en Rusia y Brasil relacionando suicidios en adolescentes con este juego. Sí, va en aumento el suicidio en jóvenes, pero la causa no es un grupo de redes sociales.

En cuanto a la ballenas, ahí sí podemos los adultos sentir culpabilidad. Hay decenas de ballenas suicidándose, debido al exceso de ruido en los mares. las rutas de transbordadores comerciales, las bombas radar para buscar yacimientos de petróleo, los sonares militares, los cruceros turísticos y hasta las lanchas de motor generan ruido que hace insoportable la vida allá abajo.

Las ballenas ya no se pueden comunicar entre sí porque hay mucha distracción en su mundo. Si un ballenato se aleja de su madre, ya está destinado a perderse y por ende condenado a muerte. Las ballenas prefieren salir a morir a seguir soportando el ruido ensordecedor y que impide la comunicación básica con su seres queridos.

La relación de un adulto con un adolescente es más o menos igual. De manera natural es difícil, ahora sume la cantidad de “ruido en la comunicación” que genera la tecnología. La pregunta es: ¿Tu adolescente te escucha? Tan estúpida es la pregunta como las posibles respuestas. Mejor tómalo con humor y sigue el reto de la ballena sorda, a ver hasta dónde llegas.

Cumple cada día con un reto. Recuerda que este es un reto sólo para adultos.

Día 1. Mira fijamente a tu hijo por un minuto (es más difícil de lo que parece).

Día 2. Seguro tiene un audífono en cada oreja, en caso de que tenga dos, quítale uno y ponlo en tu oreja (se va a resistir, ese es el reto).

Día 3. Haz un dibujo de él y mándalo al administrador (ya sé que no sabes dibujar, pero es para divertirnos).

Día 4. Entra a su habitación, mira alrededor y evita decir que es un desastre. Miente (por favor toca antes de entrar).

Día 5. Dile que todos los adultos son estúpidos y luego sonríe.

Día 6. Dibújale una ballena en la frente mientras duerme.

Día 7. Ignóralo por todo un día

Día 8. Despierta a las 4:20 de la mañana, despiértalo y vean una película.

Día 9. Pon música a alto volumen, procura que tu muchacho esté presente, pero no respondas a sus preguntas.

Día 10. Caminen alrededor de un panteón, nada como un ambiente lúgubre para incentivar el humor.

Día 11. Platica con otro padre de familia acerca de este reto y aguanta la carrilla.

Día 12. Regala artículos de higiene personal a un anciano (que no sea familiar) en compañía de tu mutante (no pongas pretextos, hay muchos ancianos a los que nadie hace caso).

Día 13. Despiértalo temprano, dile que ya es tarde para ir a la escuela, prepara el desayuno y luego le dices que te equivocaste, porque es sábado.

Día 14. Juega una apuesta tonta con él.

Día 15. Regálale una flor, no importa si eres hombre o mujer, igual si tu mutante es hombre o mujer, se trata de confundirlo.

Día 16. Toquen el timbre de una casa y corran juntos.

Día 17. Juega una competencia de eructos y apuesta (ahí si tendrás ventaja, en los eructos cuenta más la práctica que la juventud).

Día 18. Vayan juntos a la farmacia y compren un condón (a ver a quién le da más pena).

Día 19. Guerra de canciones, tú pones una y el mutante otra, el reto es escucharla completa. No te preocupes está científicamente comprobado que ninguno de los dos aguantará más de tres piezas.

Día 20. Escribe en el cristal trasero de tu auto, o en la ventana de tu casa, o en el escritorio de tu trabajo #soyunaballenasorda.

Día 21. Dale el equivalente a 10 dólares y dile que te lleve a pasear (te sorprenderá todo lo que se puede hacer con poco dinero).

Día 22. Durante la comida siéntate enfrente de él y abre la boca, múestrale tu comida a medio comer.

Día 23. Despiértalo a las tres de la mañana y dile que no puedes dormir (no te preocupes por desvelarlo, de todas manera duerme tarde aunque no te des cuenta).

Día 24. Esconde todos los cargadores de dispositivos móviles de la casa por 24 horas y no digas nada. (esta broma es cruel, cuidado con el síndrome de abstinencia).

Día 25. No hables con nadie por todo un día.

Día 26. Márcale por teléfono sólo para saludar (se va a asustar)

Día 27. Compra unos tapones para los oídos y úsalos todo un día.

Día 28. Suban a la azotea de una casa o edificio y acérquense al borde y escupan.

Día 29. Juega un turno de verdad o reto con tu mutante, no más. No estás preparado físicamente ni mentalmente para dos turnos.

Día 30. Llévalo a la tienda y cómprale golosinas (sin límites), y tú también come lo mismo que él (prepárate con analgésicos y antiácidos, los vas a necesitar).

Día 31. Dile que te dibuje una ballena en la barriga.

Día 32. Jueguen a las “vencidas” (sin Yolanda Maricarmen).

Día 33. Averigua discretamente qué tipo de música le gusta (género, cantantes y algunos ejemplos)

Día 34. Escucha durante una hora la música de tu mutante, a solas.

Día 35. Descansa, lo mereces.

Día 36. Escucha durante una hora la música de tu mutante, en compañía de tu mutante.

Día 37. Descansa, lo mereces.

Día 38. Vean juntos una película de terror (a cualquier hora).

Día 39. Dile en tono cordial o autoritario, no importa, que prepare la cena.

Día 40. Conversa por lo menos dos minutos con alguno de sus amigos, reales, virtuales o imaginarios. Dos minutos.

Día 41. Búscalo afuera de su escuela y llámalo desde lejos, a gritos, por su nombre.

Día 42. Pónganse de acuerdo, hipotéticamente, qué tatuaje se harían los dos, el mismo.

Día 43. Vayan a una clínica de tatuajes, pide el presupuesto, y espera sutilmente el momento en el que el mutante te diga que mejor no, de lo contrario disfruta tu nuevo tatuaje.

Día 44. Toma el día para llorar por tu nuevo tatuaje.

Día 45. Juega verdad o reto, dos turnos.

Día 46. Hagan una estupidez y grábenla en video.

Día 47. Dile que tienes un problema (laboral o personal), pídele un consejo y llévalo a cabo (sea lo que sea).

Día 48. Denle de comer a un perro callejero.

Día 49. Visiten juntos a tus padres.

Día 50. Ríanse como locos de lo absurdo que es este reto y otros similares.

En días pasados una chica se aventó desde el segundo piso de la Secundaria Mixta 71, en el municipio de Tonalá.

Las autoridades educativas dijeron que todos los maestros están capacitados para atender estos casos, que hay equipos de profesionales tomando cartas en el asunto, que a los responsables les caerá todo el peso del Estado, que responderán con contundencia, en resumen: no tienen ni idea de qué hacer ante esta nueva realidad de los alumnos.

Por lo pronto así lo dijo el francés existencialista Albert Camus:
“El único problema filosófico verdaderamente serio es el suicidio. Juzgar si la vida es o no digna de vivir es la respuesta fundamental a la suma de preguntas filosóficas”.

(Tomado de una publicación de César Orozco para la comunidad de bloggers “101 Fábulas Políticas”, de Jalisco. 3 de mayo de 2017).

Noticias Relacionadas

Deja un comentario