pegasso

AL VUELO-Roca

Por Pegaso

Una noticia que me impactó ayer, luego de mi vuelo matutino fue el “autodestape” para la Presidencia de los Estados Unidos de América del conocido actor de cine de acción y campeón indiscutible de lucha libre, Dwayne Johnson, mejor conocido como La Roca.

De 45 años, rezumando carisma, La Roca es una bola de músculos que ha demostrado que también tiene cerebro.

Al igual que ocurrió con su antecesor, Arnold Schwarzenegger, tuvo que venir desde abajo para llegar a ser la rutilante estrella que es en la actualidad.

Ha participado en chorromil películas, desde que tenía pelo y era un flacucho esmirriado, pero su lanzamiento a la fama fue con la película La Momia, en el papel de El Rey Escorpión.

Sus más recientes apariciones fueron en los largometrajes Hércules y Rápidos y furiosos 8.

Los medios de comunicación gringos han recibido con muy buenos ojos la posible candidatura de La Roca en el 2020 para sustituir al insufrible, ególatra y fascista presidente actual, El Trompas.

Si nos fijamos bien, son dos polos opuestos:

El Trompas provoca repudio nada más con verle la cara de fuchi. Su gesto de autosuficiencia, su postura racista, sus manoteos grotescos, todo en él causa una sencación de asco. Si no fuera por sus billetes, seguramente estaría clasificado dentro de un grupo social que los propios norteamericanos llaman despectivamente “basura blanca”.

Por el contrario, la sonrisa de La Roca lo ha hecho aparecer en algunas revistas como “el hombre más sexy” del mundo, pero además es un individuo que se ha sabido ganar el cariño de los aficionados a la lucha libre y al cine.

El que figuras de la farándula y el deporte tengan aspiraciones políticas en gringolandia no es nada nuevo.

Ronald Reagan, de actor mediocre pasó a ser el Presidente del país más poderoso del planeta, entra 1981 y 1989.

El propio Arnold Schwarzenegger, a pesar de su origen austriaco, fue Gobernador de California entre el 2003 y el 2011.

En una escena de la película “El Demoledor”, ambientada en un futuro próximo y protagonizada por Silvester Stallone, éste se extraña del título de la biblioteca central de San Angeles, llamada “Presidente Schwarzenegger”.

Personajes raros y estrambóticos se han postulado en su momento para cargos de elección popular a lo largo del mundo, desde actores, payasos, luchadores, futbolistas y animales hasta actrices porno.

Por ejemplo, El Trompas antes de ser Presidente era conductor de un reality show, Benjamín Rausseo, de Venezuela, un cómico conocido como El Conde de Guácharo, se lanzó para hacerle frente a Hugo Chávez; en Italia quién no recuerda a la Chichiolina, Ilona Staller, actriz de películas porno que buscaba la presidencia de ese país, o el “Candigato” Morris, en Xalapa, Veracruz, el payaso “Lagrimita”, en Guadalajara o el Cuahu Blanco, que es actualmente alcalde de Cuernavaca.

Se sabe que el exlíder del narco colombiano, Pablo Escobar, también buscó gobernar a su país, Colombia, mientras que en Bulgaria fue postulado en el 2011 un simpático burro zaino bajo la idea de que “por su personalidad fuerte, por que no roba, no miente y hace su trabajo cuando se le ordena”.

Aunque hay de burros a burros, porque el que tenemos en México…

Con miras al 2018, en nuestro país, bien podrían muchos personajes seguir estos bonitos ejemplos.

Veríamos en plena campaña a La Parca o a Mascarita Sagrada, inspirados por La Roca; a Carlos Slim, Juan Armando Hinojosa o Ramiro Garza Cantú, siguiendo los pasos de El Trompas; también, de la escena actoral, a la queridísima y carismática “Corcholata”, Doña Carmelita Salinas, quien actualmente es diputada federal, pero que nada le impide postularse para Presidenta de la República.

¿Y qué me dicen de Eugenio Derbez, luego del éxito de su más reciente película “Cómo ser un Latin Lover”? Podría disfrazarse de “El Lonje Moco” y decir en su discurso de toma de protesta: “¡Fue horrible, horrible!”.

Y basta por hoy. Los dejo con el refrán estilo Pegaso que dice: “Es necesario que todo individuo de la especie arborícora Pan trogloditus se limite al uso de su propia soga”. (Cada chango a su mecate).

Noticias Relacionadas

Deja un comentario